La primera fiesta de cumpleaños

Llevaba un año seleccionando ideas geniales para hacer pasteles, envoltorios de regalos y guirnaldas, invitaciones infantiles y hasta me había propuesto iniciarme en el mundo de las cupcakes, que ahora están tan de moda. Al final, el primer cumpleaños del enano ha llegado casi sin enterarme y yo no he hecho nada de nada. Así que, en el último día, hemos corrido a encargar en la panadería una tarta para salir del paso, he comprado en el chino de al lado la velita con el número 1 y he envuelto dos juguetes que había comprado en el híper en presencia del pobre cumpleañero (pero he de decir que, para no tener mala conciencia, le volvía la silleta hacia otro lado mientras metía en la cesta sus regalos). Entonces me he dado cuenta de lo chapucera que me he vuelto.

Yo que antes era todo organización y detallismo, de pronto me encuentro con que ni se me había ocurrido envolver los regalos o que no tengo ganchitos ni cerveza en casa para ofrecer a los invitados. Al final, el fondant blanco y los colorantes que compré hace dos meses pensando en este día se han quedado en el armario y no me he subido al carro del DIY, del craft, del handmade o de cómo quieras tú llamarlo.

Pero, de igual manera, la fiesta ha triunfado. Juego con la ventaja de que el pobre cumpleañero no tiene otro día con el que comparar y que, además, dudo que recuerde o haya entendido algo hoy. No hace falta que diga que, como a todos los bebés, lo que más le ha divertido han sido los envoltorios de los regalos (nota mental: envolverlos siempre) y unos muñecos para la bañera que venían con una bolsa de malla. Los muñecos le han gustado, sí, pero lo que le ha dejado absorto es meterlos y sacarlos de la bolsa (sobre todo sacarlos, aún no sabe ordenar). Y al final, acabó jugando con una mandarina en vez de con el autobús multijuegos, pero qué se le va a hacer.

Quedan como testigo las fotos, y eso sí, he procurado que aparentaran mucho. Al menos que se vea que me gusta la fotografía. Y bueno, siempre podemos decir que era un simulacro para su próximo cumpleaños. Dentro de un año, esta vez de verdad de la buena, le daré una fiesta como se merece.

Anuncios

Un pensamiento en “La primera fiesta de cumpleaños

  1. Pingback: Cómo no hacer unas galletas caseras | Y, además, mamá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s