¿Es posible realmente volver tener la misma figura tras el parto?

Me dijeron que adelgazaría bastante con la lactancia prolongada, pero nada, y que perdería peso en cuanto empezara a trabajar, y no ha sido así. La última es que bajaré unos kilos cuando el nene empiece a andar. Visto lo visto, me permito ser escéptica. ¿Es posible ponerse en forma o bajar unos kilos cuando no hay tiempo para nada?

Así, como quien no quiere la cosa, engordé veinte kilos durante el embarazo. Y eso que mi embarazo fue de ocho meses y que unas semanas antes de dar a luz me negué a seguir con el martirio de subirme en la báscula de la matrona (¿por qué no me dejaba quitarme los zapatos, con la de kilos que pesan?)

Pero lo cierto es que en el parto me quité más de la mitad de los kilos que gané, y en los meses siguientes, ocho más. Éstos sí, gracias a la lactancia y a algo de deporte que me obligué a hacer, pero que en cuanto empecé a trabajar, tuve que dejarlo. Me quedé con dos kilos de regalo, y ya me puedo dar con un canto en los dientes, visto lo visto. A los seis meses ya había vuelto a mi talla anterior, más o menos, pero los kilos se han colocado libremente donde han querido, y no donde estaban antes. La ropa no sienta como antes y el espejo no engaña: las formas son otras.

bascula

A no ser que mande la genética (qué envidia esas embarazadas que sólo tienen tripa y que tras el parto se quedan como si nada), toca sudar: dieta y deporte. Lo sé, tengo que comer menos e ir al gimnasio, pero con un hijo que aún da las noches y con un padre que sale de trabajar cuando ya es de noche, me veo incapaz. ¿Cómo es que las noches sin dormir, las carreras por las mañanas para llegar a trabajar después de dejar al nene con la abuela y los paseos en brazos para hacerle dormir no cuentan?

Si casi ni saco ni los veinte minutos diarios que tengo que dedicarle a las abdominales hipopresivos para recuperar mi suelo pélvico, ni los cinco minutos para los ejercicios de Kegel, ¿de dónde buscar el tiempo? Quizá la solución esté en hacer yoga en la oficina o en correr para coger el autobús como si la vida te fuera en ello. O en recoger los juguetes haciendo sentadillas y flexiones, algo así como en el terrorífico Método de Osmin, que solo de verlo dan ganas de zamparse una bolsa de bollos de leche. ¿A alguien se le ocurre un método mejor? ¿Cuándo desaparece definitivamente y para siempre la tripa?

Anuncios

7 pensamientos en “¿Es posible realmente volver tener la misma figura tras el parto?

    • Sí, se queda un poco de tripa de recuerdo. Yo no reduzco cintura, pero tampoco ayudo mucho comiendo menos. ¡20 kilos! ¿¡Y cómo lo has hecho!? Es como para darte la enhorabuena.
      Muchas gracias por el comentario 🙂

  1. Siempre he pensado que el cuerpo nunca es igual a antes de no ser mamá. Es imposible!!!!
    Las caderas se ensanchan, la tripa se vuelve más flácida tras el tute que lleva despues de 9 meses engordando y el mismo tiempo o más para recuperarse después del parto.
    Yo engordé unos 12 kilos y sigo pensando que no volveré a tener mi cuerpo de antes pero como creo que sólo tengo uno dos kilillos más y han pasado 10 meses y he ganado millones de kilos en felicidad con mi gordito, Bienvenidos sean!!! pero tope 2!!!
    Ya vendrá el buen tiempo para ponerme un poquillo las pilas y salir a hacer deporte.
    El resto de opciones ya las habéis como ir a correr como si nos fuera la vida en pillar el autobus, y el trote que llevamos las madres trabajadoras creo que ayudarán a quemar calorias, y sino…. se me ocurre…
    Pedir para cumpleaños o porque nosotras lo valemos, un bono de tratamiento corporal para zonas específicas o cuerpo entero , así de paso nos relajamos un poco mientras los demás nos ponen bellas.

    • ¡Me apunto a ese regalo! ¡Es muy buena idea! El cuerpo cambia muchísimo y cuesta hacerse a la idea: las caderas, la tripa, el pecho, nada es igual, a no ser que te mates en el gimnasio. Yo también tendré que empezar a tomármelo en serio después de verano, pero de momento los kilos no me molestan mucho. ¡Bastante tengo con no dormirme a las nueve de la noche todos los días de cansancio!
      ¡Gracias, Ainhoa! ¡Y qué suerte solo 12! 😉

  2. Pingback: Dos meses con los abdominales hipopresivos | Y, además, mamá

  3. Pingback: Estirones, pellizcos y tortitas: las manías de los bebés al dormir | Y, además, mamá

  4. Pingback: Seis temores de los padres primerizos | Y, además, mamá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s