Niños sin filtro

Mi hermana, que es enfermera, siempre dice que los abuelos no tienen filtro. Dicen las cosas como quieren, porque han llegado a una edad en la que les da igual quedar mal con otros o lo que se piense de ellos. Todos tenemos una anécdota con un abuelo o abuela al que saludas y te dice lo gorda que te has puesto, lo mal que te queda el pelo así o te cuenta algo negativo de una tercera persona que está al lado y que está escuchando mientras tú te pones de todos los colores y ensayas la cara de circunstancia. Una de las cosas que más me gusta de los niños es que sean así, pero sin la malicia de algunos.

abuelicos

Junto con los abuelos y los borrachos, suelen decir la verdad. Son totalmente libres para decir lo que piensan y hacer lo que quieren y no disimulan (¿Cómo iban a hacerlo?) Y lo mejor es que se les consiente todo. El niño es el único que puede decir ‘no’ con toda la libertad del mundo. Si los abuelos le ofrecen algo que no quiere, hace un gesto así con la mano, apartándolo pero sin mirar, a lo Carmen Lomana, y adiós. El otro no se ofende y, encima, se ríe de la ocurrencia.

Mi hijo ha desarrollado un sistema graciosísimo para evitar que le cojan en brazos cuando no quiere. No se queja ni pone mala cara, simplemente extiende el brazo y apoya el puño en la garganta del adulto, como en una especie de llave de judo. De esta manera, consigue marcar distancia por si se aproxima un beso, y, a la vez, molesta y hace un poco de daño, con lo que consigue que lo dejen en el suelo rápido. Me encanta verlo en acción: es muy efectivo y no queda mal. ¿Quién pudiera ser tan claro en algunas ocasiones y con determinadas personas?

Los niños tienen otra ventaja sobre el resto de los mortales, cotillear y preguntar lo que todo el mundo piensa pero nadie dice. Mi pitufo no pregunta, porque aún no habla, pero en el ascensor se pone fino de cotillear a todos los vecinos. Tampoco les quita la mirada de encima a los que están comiendo en la mesa de al lado en el restaurante. Dobla la cabeza y gira el cuello hasta el límite de la tortícolis sin perder palabra de su conversación. Y cuando vamos a otras casas, no deja rincón sin examinar. Ya se sabe, cuando uno tiene un hijo, ya no puede tener secretos. O al menos, que los tenga bajo llave y en el estante más alto de casa.

Anuncios

4 pensamientos en “Niños sin filtro

  1. Q gozada poder mirar todo con ese descaro, decir NO sin tener en cuenta como quedar y poder ser transparente en todo momento y con todas la gente. Y eso q yo soy un poco así de descarada por eso mi suegro me dice..
    Quien dice las verdades, pierde las amistades!!
    Quien fuera más de un dia niño!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s