Tardes de lluvia en la bebeteca

Estos días de frío y lluvia me ha tocado responder a la gran pregunta que ningún padre quiere hacerse ¿qué demonios me invento para entretener al enano toda la tarde? Y en ese dilema sigo. Hay madres que han hecho de la necesidad virtud y le dan todo el día a las manualidades, pero en esta santa casa, si saco una pintura, aún me la tira mi nene a la cara. Así que o me invento un juego con el balón que yo misma pueda aguantar más de cinco minutos, o a seguir a darle vueltas a la cabeza.

Con un padre que trabaja todas las tardes y una casa pequeña, no queda otra opción que buscar algo que hacer fuera, sobre todo cuando ya hemos agotado el juego de sacar y meter naranjas de la malla. Una vez terminados los recados, nuestra salvación ha sido la bebeteca del pueblo, una ludoteca para niños de 0 a 5 años que está abierta todas las tardes durante el curso.

bebeteca1

Vamos cuando llueve o cuando la casa se nos cae encima, y aunque a veces salgo con un dolor de cabeza mayor que el que llevaba al entrar, merece la pena sólo por ver cómo interactúan los niños. Lo más interesante (he vuelto a las andadas con los experimentos sociológicos) es dejarle a su aire y ver cómo se relaciona, si es que se puede llamar relacionar a mirarse, pegarse un grito, tocarse un poco la cara y escapar tras robar un juguete.

Aunque mi hijo es de los más pequeños, es el más rápido del oeste gateando y las madres se giran a su paso como si hubiera pasado uno de los Increíbles. Yo he optado por plantarme con una silla en medio de la habitación y ver cómo cruza de una esquina a otra sin sentido. Así es como se divierte, explorando y moviéndose todo lo rápido que puede con esas rodillas rollizas. A veces se sienta sobre el pañal, me lanza un grito a lo aldeano, “¡Ehh!”, me encuentra con la mirada, me sonríe, y sigue a lo suyo.

Tiene mil juguetes a su disposición (toda suerte de correpasillos, juegos de construcciones, coches, cocinitas, mesas de actividades, bolos, cuentos, cubos y juegos de mesa), pero siempre siempre acaba jugando con una pelotita pequeña roja como la que tiene en casa. Y si descubre que la tiene otro niño, trepa por sus piernas a grito pelado hasta que la consigue. O no. Entonces, se sienta y siempre acaba llegando a sus manos, porque lo bueno de los otros hijos es que son igual de dispersos que el mío y cambian de juguete cada minuto.

bebeteca2

Y como da tiempo para todo, mientras se vigila al niño se conocen a otros bebés de su misma edad, se fichan “futuros” amigos en el barrio y se continúan las investigaciones sociológicas, pero esta vez con las madres. Porque en la muestra es pequeña, pero muy representativa de todas las clases de madres (también algunos padres).

Madres que amenazan con un tortazo a la mínima de cambio, madres gritonas, madres sobreprotectoras y madres cariñosísimas. Sin olvidarme de las que van a la bebeteca para hablar con sus amigas y olvidarse de sus hijos durante un rato. Me gustaría saber en qué grupo me catalogan a mí todas ellas. Seguro que me ven como la rara que se sienta en la silla a mirar cómo su bebé volador persigue la pelota. Nosotros sí que sabemos divertirnos.

Anuncios

9 pensamientos en “Tardes de lluvia en la bebeteca

  1. que suerte una bebeteca!!!!!!! yo no sé si hay de eso en mi pueblo, me parece que sólo hay para mayores y no pueden entrar padres… Me tengo que enterar porque es muy buena idea, y así sales de casa y ves a la gente que parece que hiberna en invierno jeje

  2. Sí, la verdad es que nos salva bastante la papeleta muchas tardes. Normalmente hay ludoteca a partir de cinco años, pero pocos sitios para los más enanos. Aquí es un exitazo, ¡sobre todo en invierno!

  3. Buena opción la Bebeteca como para copiar y emprender negocio innovador en Pamplona.
    Muy graciosos los modelos de madre que mencionas, creo que me voy a incluir en el de “cariñosísima” o crear el de “madre-cantante” porque me he dado cuenta que cuando paseamos y también cuando lo cambio por las mañanas, como le relaja me convierto en cantautora (creo que me he puesto demasiado nombre) sobre todo si me oyerais las letras imposibles que me invento. Pero él me sigue, canta o grita conmig así que….tan agusto los dos a nuestro aire.

    Lo importante y como bien dices, saber divertirse!!!

    • Sí, yo creo que es un buen negocio. Pagamos solo 10 euros de cuota por niño para la compra de material (pinturas, cartulinas), los juguetes se donan y el espacio lo deja el Ayuntamiento. Está muy bien organizado.
      Yo también me incluyo en el de madres cariñosas, jajja. Canto mucho pero fatal! Besos, Ainhoa

  4. Es genial contar con una bebeteca. Sobre todo porque permite hacer un plan cambiando de aires, que muchas veces aunque llueva apetece salir.
    Otra opción es liarse en casa con alguna manualidad. Tengo unas cuantas que puede que te gusten en el blog. Pásate si quieres a echar un ojo.

  5. Pingback: La no socialización de los niños menores de 3 años | Y, además, mamá

  6. Pingback: Los silbadores felices y el niño cafetera | Y, además, mamá

  7. Pingback: Adaptándonos al periodo de adaptación | Y, además, mamá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s