Maternidad idealizada

Lo de aquí arriba se lo cuestionó una mujer embarazadísima que sale de cuentas en tres semanas y que soporta sobre sus espaldas otro hijo de cuatro años invadido por los celos, cientos de noches de mal dormir, la tensión por los suelos y una retención de líquidos que le ha hinchado las piernas. Pero también lo pienso yo incluso ahora mismo, después de tener una de las mejores semanas con mi hijo, en la que nos ha hecho noches de libro, se ha reído como nunca, hemos hecho grandes planes, hemos jugado, nos hemos achuchado y me ha dicho su primera palabra, un ‘mamá’ precioso y que me ha dejado enamorada.

Y, aunque esté cegada de amor con mi maternidad, no me olvido de lo dura que es y los malos momentos que hemos pasado. Sí, está idealizada. Merece la pena, pero nadie te avisa de lo duro que es esto. Duro de ovarios. Y aunque te lo dijeran, no haces ni caso, no lo puedes creer, porque en el embarazo las hormonas te hacen vivir en el país de los lazos y el perlé (qué abominación, por cierto) y sólo imaginas los momentos bonitos, como ver la carita de tu bebé al nacer, tenerlo dormido en brazos, despertarte los fines de semana siendo tres… No puedes ver el dolor, el sueño, el agotamiento, los momentos de soledad y aislamiento que trae consigo, la cara amarga de una maternidad en la que es imprescindible tomarse las cosas con humor.

Porque la maternidad son las dos cosas, las dos caras de la misma moneda. Es pura naturaleza: bella, tierna, cariñosa y delicada y a la vez salvaje, despiadada, cruel e injusta. Desgarradora y apasionante, como el parto. Como la lactancia. La maternidad es tan loca que te hace desear volver a parir, la experiencia física, psíquica y emocional más brutal para una mujer. Una experiencia de dolor con mayúsculas, de sangre, de locura transitoria, de lágrimas. Que tiene la mayor de las recompensas.

Cuando me preguntan qué tal el primer mes con mi bebé, respondo que un infierno. Fue así, tal cual, pero fueron nuestras circunstancias, nuestro primer mes. Quiero mucho muchísimo a mi niño, pero una cosa no quita a la otra. Y hay veces en que no me importaría volver a vivirlo todo otra vez para tenerlo de recién nacido, con sus dos kilitos de peso, entre mis brazos. Pero hoy no, hoy me quedaría en esta semana para siempre. Congelaría el tiempo para quedarnos los tres tal y como estamos, con nuestro primer mamá y leyendo cuentos toda la tarde. Y sí, la maternidad está idealizada, pero es la experiencia más apasionante del mundo.

Imagen: Madre e hijo, de Enoch Wood Perry

Anuncios

9 pensamientos en “Maternidad idealizada

  1. Y tanto que es la más bonita del mundo, con todo, lo bueno y lo malo, que también lo tiene claro.Por algo casi siempre se repite!!!
    Ayer leí un artículo muy interesante sobre el descenso de natalidad y sobre si las parejas que deciden no tener hijos son más individualistas o egoistas que las que sí.
    No me parece justo juzgar a nadie y sus circunstancias, como en todo a veces hay que elegir y las elecciones no son fáciles, si bien y con todo, hay momentos que por lo menos a mí no me los ha dado nadie, excepto mi hijo. Ese AMOR es indescriptible, a pesar de que me mi madre me repite una y otra vez “lo que es ser madre e hija mía?”
    He de reconocer que tengo un “bebé trampa” o eso dicen mis amigos, más bueno que el pan, tranquilo, come bien, duerme bien y es majete, era además de que tuviera salud lo único que deseaba cuando estaba embarazada.
    A una buena amiga le decía: Me encantaría tener un niño que no fuera un gilipollas!!! Deseo concedido! O por lo menos por ahora….
    Idealizamos la maternidad muchas veces sí, pero la verdad es que en los tiempos que nos tocan vivir, para algo que podamos idealizar. Hagámoslo!!!!

  2. ¡De acuerdo contigo en todo! Y qué suerte lo de tu bebé trampa, jajajaj, seguro que te animas enseguida a aumentar familia 😉
    Sobre lo de las parejas que no quieren tener hijos, eso da para otro post, pero a mí me parece una opción muy válida. De hecho, creo que hay que tener muy claro qué es tener un hijo para tenerlo. No todo el mundo quiere tenerlos, y me parece genial y necesario. Se trata de qué valores en primer lugar y punto.
    Gracias, Ainhoa, por tu comentario. ¡Un beso!

  3. Im-pre-sio-nan-te!!Me ha encantado tu post.Es exactamente como me senti yo al ser madre,es muy bonito pero muy muy muy duro,aunque no lo cambio por nada del mundo y con ganas de que llegue el segundo. Ahora mi niño tiene casi 3 añitos y está en la mejor edad,me lo comería. Un abrazo de una bloguera novata!

  4. Felicidades por ese Mamá!! Ves? Si es que te tenía la sorpresa guardada!!
    Y sobre la maternidad… Lo que dices totalmente cierto! Qué paraiso y qué infierno a la vez! A pesar de los malos momentos, el dolor, la soledad… Repetiría ahora mismo una y mil veces más! Gracias por tu post.

    • A ti por comentar. ¡Gracias! No te creas que ha repetido el mamá, y cuando lo ha dicho no queda claro si se refiere a mí o que quiere más más comida… ¡Jajaja! Vosotras también lleváis una buena racha con el dormir, ¿eh? 🙂

  5. Qué buen post. Es cierto, el postparto y la crianza a veces quedan en tierra de nadie… desde los medios se vende la maternidad como algo maravilloso, los anuncios con bebés son todo sonrisas y felicidad, las famosas salen de las clínicas divinas de la muerte, la depresión postparto sigue siendo un tabú, a pesar de lo frecuente que es… Y tener unas expectativas así de irreales durante el embarazo sólo hace que la caída sea más dura después.
    Antes se tenían más hijos y las familias eran extensas. Ahora hay muchas madres que el primer bebé que cogen en su vida es el suyo, que jamás han visto a nadie dar el pecho, ha desaparecido en gran medida ese aprendizaje social por observación.
    Me quedo a seguir tu blog, que está genial 😉

  6. Pingback: Volver a tener un recién nacido en brazos: ¿Para cuándo el segundo? | Y, además, mamá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s