Esos días en que puedes con todo

Hay días maravillosos en los que puedes con todo y te ves como una supermadre. Días que te insuflan una inyección de optimismo porque consigues todo lo que te propones. No hablo de grandes hazañas, sino de acabar el día satisfecha por haber conseguido hacer los recados pendientes, llegar a todo sin soportar agobios ni rabietas, haber disfrutado como una enana con tu hijo y encima, como colofón, haber tenido un rato por la noche solo para ti.

Últimamente tengo bastantes de esos días, afortunadamente. Y la clave de este éxito ha sido simplemente adelantar una hora los horarios del enano. Establecer una rutina en la que hemos sido nosotros quienes nos hemos adaptado al horario del nene y a sus ritmos, y no al revés, como nos habíamos empeñado en hacer hasta ahora sin darnos cuenta.

Algo tan sencillo como eso, pero tan complicado que nos ha costado un año conseguirlo. Y ahora que lo tenemos, vemos que la diferencia es abismal. Con una hora menos, como en Canarias, la casa va como la seda.

Porque duerme la siesta antes, come mejor y se acuesta antes, más cansado y deseando dormirse. Nos cunde más la tarde y aprovechamos más la luz solar y eso, en invierno, se agradece y mucho. Y si a esto le unimos una racha de buen dormir, la ecuación sólo puede dar como resultado una sonrisa de oreja a oreja.

Tanto, que casi ni me atrevo a escribirlo, por miedo a que nuestra suerte cambie. Porque si algo he aprendido en este año es que las rutinas y los comportamientos de un bebé no obedecen a las leyes de la lógica. Al menos en nuestra casa, donde estamos a punto de montar una fiesta cada vez que el enano se duerme en menos de veinte minutos.

No quiero gafarlo. Me quedo con el gusto que da sentirse por fin una supermadre, al menos hasta que el próximo catarro vuelva a saltar por los aires nuestros horarios. De todas maneras, ya tenemos un nuevo reto más en nuestro camino: conseguir que se duerma solo en la cuna y no en brazos. Es una hazaña muy ambiciosa, es ir a por el 10, pero no para ahora, sino dentro de un tiempo.

De momento, y parafraseando a los futbolistas, a seguir disfrutando de esta racha. Si esto continúa así, igual hasta la supermadre puede apuntarse por fin al gimnasio. ¿O será querer demasiado?

Anuncios

10 pensamientos en “Esos días en que puedes con todo

  1. Felicidades supermommy!! 🙂 esos dias tranquilos que cunden tanto son los mejores pero lo que tu dices duran hasta que viene un catarro…el cambio de hora…alguna comida o acontecimiento que hace que no se eche la siesta y luego le cueste mas dormir… Pero bueno hay que disfrutar y coger energias en los dias buenos para los no tan buenos… Buen lunes! (Yo la sigo durmiendo con el fular y la pelota de gimnasia, se queda frita en 15 min con el balanceo…)

  2. Que envidia! Nosotros para dormir nos metemos o su padre o yo con el en cama y luego lo pasamos a su cuna, porque si lo intentamos en otro lado no hay tu tía. El problema es que cuando voy yo con él nos quedamos los dos fritos y yo con tantas cosas por hacer aún! 😦

  3. Si es que sois todas unas súper mamis! Podéis con todo y más! Os envidio mucho por eso! Dicho esto, vamos a tener que estudiar también nosotros lo del cambio horario. Ya que no lo hace el gobierno, tendremos que hacerlo nosotros casi en modo emprendedor 😉 ¡Un abrazo y un placer haber conocido tu blog!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s