No sin mi mando

Me lo temía. No quería volver a dedicarle una entrada, pero el mando a distancia se ha hecho un hueco tan grande en la corta vida de mi enano, que no puedo pasarlo por alto. Lo del pitufo con el mando es un amor con todas las letras.

Es el bastón de un ciego, la varita mágica de Harry Potter, la espada láser de Luke Skywalker. Una prolongación de su cuerpo. Tanto, que si no tiene el mando en la mano para explorar la casa se pone nervioso. Es su escudo y su arma, pero también su conejillo de indias. Porque si hay agua en la bañera, mando al agua; y si la taza del váter está subida, allá que va para abajo. El aparato ha probado las babas de mi hijo, ha estado dentro de charcos de agua, de yogures y de puré. No puedo negar que es una relación fuerte y a prueba de bombas.

Es lo primero que el nene busca al despertarse,- de hecho, hasta antes de la teta si lo tuviera más cerca- y al llegar a casa después de una tarde de paseo. Con el mando en la mano, su cara es otra. Porque además de aporrear con él el suelo, las paredes y los marcos de las puertas, es su compañero de batallas. Si quiere jugar al balón, nada mejor que arrearle con el mando. Lo mismo al coche, a los cubos de construcciones, a los muñecos de los tres cerditos o a los dedos de los pies de su madre. Ha inventado el hockey-bebé y se juega con un mando a distancia.

Otros niños no pueden separarse de su peluche o su mantita, pero a este hijo debe de irle la tecnología. Es un amor insustituible. Y sabe bien cuál es el mando bueno, porque no lo cambia ni por el de imitación (pero mejorado) que le trajeron los Reyes Magos.

Le he buscado cientos de sustitutos, se lo escondo y le dejo otros juguetes, pero después de cinco minutos, lo busca, suplica, y vuelve a ser un pequeño hombrecito pegado a un mando. A veces se lía y no sabe dónde lo ha olvidado, y puede aparecer entre mis zapatos, en el cajón del baño en el que guardamos el secador y la plancha para el pelo o en el fondo del cesto de la ropa sucia. Ahí es donde se lo encontró su padre la otra noche noche, después de revolver toda la casa, y de perderse la primera parte del partido de su equipo.

La relación no tiene mucho futuro, sobre todo porque al pobre mando, recubierto de cello (para evitar que se salgan las pilas), con una tapa perdida y botones que empiezan a fallar, no puede quedarle mucha vida más. Pero mucho me temo que ya le ha echado el ojo al de la tele de casa de los abuelos, y si éste le fallara, al del DVD. Hasta que no tenga móvil, seguiremos igual.

Anuncios

14 pensamientos en “No sin mi mando

  1. Jejejeje, si es que los mandos son irresistibles. A Redondo le pasa exactamente lo mismo y no lo engañas con el de juguete ni de coña, ni siquiera con uno de verdad estropeado. Él le quiere dar a los botones y ver cómo reacciona la tele.
    Me encanta empezar el lunes con humor! Un besín!!

    • ¡Menos mal que les pasa a otros! Lo raro de este hijo es que no lo usa para la tele, ni le da a los botones, ni siquiera sabe para qué sirve realmente. Él sólo lo quiere para gatear por la casa y destrozar cosas, jajaja. Beso para tí, ¡gracias!

  2. Pingback: Pasión por los autobuses | Y, además, mamá

  3. Pingback: Historias de cacas | Y, además, mamá

  4. Jajajjaja, al mío también le gustan los mandos! eso sí, aún no lo pasea por la casa, jejejej

    En imaginarium venden uno de juguete que se parece bastante a los de verdad, nosotros lo estuvimos mirando pero como es para a partir de un año aún no lo hemos comprado..

    • Jaja, siii, ya se lo cogimos pero nada, no hay nada que suplante al original. El mando acabó unos meses después en el bidé lleno de agua, así que compramos otro para nosotros, le quitamos las pilas y para él. Ahora se lo lleva a la calle y todo, para que veas qué pasión tiene 🙂

  5. Pingback: Los segundos usos de los juguetes y las cosas | Y, además, mamá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s