Lo mucho que pintan los hombres durante el parto

cartel sobre el folleto epidural

Esta foto de arriba la hizo mi pareja el día de mi parto, cuando acabábamos de entrar a la sala de dilatación de la Clínica Virgen del Camino, en Pamplona. La advertencia nos hizo tanta gracia que tuvimos que fotografiarla. Al parecer, bastantes hombres se dedican, presas de los nervios y para matar como se pueda el tiempo, a pintarrajear en los folletos informativos sobre la anestesia epidural y la donación del cordón umbilical entre contracción y contracción. Y algún padre que otro, además, pinta los huecos que quedan en las letras del mismo cartel. Ya lo saben en televisión, con un bolígrafo entre las manos se disimula la torpeza y los nervios.

¿Cómo afrontan los hombres el parto? Tienen el mismo tiempo que nosotras para hacerse a la idea, pero está claro que no son tan conscientes de lo que viene cuando al bebé le da por salir. La mayor parte de los hombres nos admira por lo que somos capaces de soportar. Nosotras sabemos que se aguanta porque no hay más remedio, pero ¿cómo se vive desde el otro lado?, ¿cómo se reacciona cuando tu pareja está sufriendo y viene al mundo tu hijo?

Además de hacer bromas con el cartel, mi pareja mató los nervios con nicotina hasta que la cosa se fue complicando. Cuando volvimos a casa del hospital, una vez nos dieron el alta, descubrimos que tenía una uña negra del pie por darle una patada a la pared mientras yo estaba en el quirófano y él no tenía noticias. O eso cree, porque ni siquiera recuerda haberlo hecho. Al marido de una amiga, en cambio, le dio por contar chistes uno detrás de otro, también durante el expulsivo, y fue la matrona quien tuvo que echarle el alto. Al menos, rebajó tensión al momento.

Hay quienes se tiran de los pelos con histerismo y desesperan aún más a su pareja, quienes aguantan estoicamente y disimulan sus nervios y quienes no valen para lo uno ni para otro. No sé si este último grupo será muy numeroso o no, pero conozco a uno que dudo mucho de que hubiera asistido al parto de su hijo después de lo que ocurrió durante una sesión de las clases de preparto. Se tragó las charlas sobre el parto sin pestañear, pero el día que hablábamos de los métodos anticonceptivos, justo al detallarnos cómo se realiza una vasectomía, cayó fulminado de la silla.

sombras familia

En el momento del parto, las mujeres sólo necesitamos la presencia y el apoyo de nuestras parejas, pero sin excesos. Ni chistes y bromas constantes que resten importancia al trabajo de parto ni una excesiva preocupación que nos agobie aún más. Algo tan difícil como saber estar. Un delicado equilibrio en el que el padre de la criatura tiene que cuidarse mucho de no molestar. Su papel es, aunque pasivo y secundario, crucial. Es quien informa a la familia de lo que va ocurriendo, pero sin llegar a retransmitirlo. Quien da apoyo y fuerza a la parturienta cuando llega su momento de locura y cree que no va a poder seguir. Quien debe mantener la cabeza fría para transmitir calma. 

Aunque a veces, da igual cómo se comporte, porque en el fondo sólo importa que esté ahí.

¿Qué tal reaccionó vuestra pareja durante el parto? 

Anuncios

26 pensamientos en “Lo mucho que pintan los hombres durante el parto

    • ¡Lo he leído, jaja, qué coincidencia! Pies sí, con que esté, vale. A mi pareja no le dejaron estar conmigo en la última parte y me dio mucha pena. Fue la peor parte. Espero que si hay otro parto esto no ocurra.
      ¡Gracias por el comentario!

  1. Muy de acuerdo contigo, los padres tienen un papel crucial en esos momentos. Supongo que para ellos también debe de ser muy difícil, vernos sufrir y no poder hacer nada para aliviarnos… En nuestro caso, como tuvimos una cesárea exprés no sé que tal estuvo él en esos momentos. Cuando volví a la habitación -media hora escasa después de haberme ido- ya estaba el bebé con su papá y se nos olvidó todo lo demás. Tendré que preguntarle…
    Un beso!

  2. Yo, que soy un cagón, pensaba que me iba a marear. O que me iba a dar algo. Luego, a la hora de la verdad, estuve más tranquilo que en mi vida y disfruté un montón de cada instante. También ayudó que la mamá jefa estuviese bromeando cada dos por tres a pesar de los dolores. Una experiencia maravillosa 🙂

  3. Nosotros fuimos a unas clases de parto con Isabel, muy recomendables sobre todo para los padres, ya que es una matrona que realiza partos en casa.
    Aunque en ningún momento fue mi intención tenerlo en casa, la verdad es que la manera que ella transmite el día del parto y el papel tan importante que les da a los padres desde el minuto cero, consiguen que vayan muy preparados para ese día.
    Ese fue mi caso, si bien tengo un marido que lo dió todo para que saliera perfecto, ese saber estar lo tuvo a lo grande durante 12 horas a pesar de que al final todo el esfuerzo desencadenara una cesárea, porque como bien sabeís, en ese día si que no está en tus manos nada de lo que pueda suceder….

    • ¡Muchas gracias por el comentario, Ainhoa! Te echaba de menos por aquí. Lo de Isabel se lo he oído a mucha gente, si hay otro embarazo puede que me apunte a sus clases preparto. ¿Cómo fue la cesárea? ¿Y qué hizo él mientras estabas en quirófano? ¡Gracias por compartir tu experiencia y un abrazo!

      • Mi cesárea no fue programada sino después de casi 20 horas desde mi entrada, inducción con oxitocina porque había roto aguas en casa y eran un poco sucias y estaba dilatada de 1 cm. Vamos que tal y como le dije al Gine, hubiera firmado por no tener este cuadro de parto que se me venía encima.
        Llegué a 7.5 de dilatación, se paró la dilatación y el bebé no bajaba más y claro…. no iba a batir el record de horas y decidieron que había que hacer cesárea a pesar de que el peque estaba a sus anchas sin sufrimiento alguno.
        Me llevé un poco de disgusto cuando me lo comunicaron despúes de casi un día allí pero ¿Qué más podía hacer?
        Ya sólo quería verle la carita y ACABAR cuanto antes…. asi que gracias a mi cuñada (matrona) que no se separó de mí desde la entrada y a mi otro gran hombre la mañana de un maravilloso y nevado 23F a las 10.45h nació mi peque.
        El papá estuvo bien acompañado por su hermana y con algún que otro privilegio con el bebé por ser “de la casa” si bien no pudo entrar en quirófano, en este caso sustituí marido por cuñada y ni tan mal.
        Lo más duro para mí, las horas en la Sala de despertar con las ganas que tienes de ver al papá y tu bebé.
        Mi cesárea fue de lo mejor que se puede tener teniendo en cuenta que es una operación y el postparto se hace un poco más complicadillo por el tema de los puntos y movilidad, pero ahí es cuando me dí cuenta de la fuerza que tenemos las mujeres y no hay punto que pueda con las ganas de coger a nuestro bebé, darle pecho, moverte antes de tiempo, etc… por lo menos en mi caso, estuve desde primer momento muy animada y creo que eso ayudó a mi rápida recuperación.

      • Vaya historia la de tu parto. Yo también tuve parto inducido con oxitocina y sé que duelen mucho más las contracciones. Tiene que ser dura la cesárea, por ese tiempo en que no eres consciente de lo que pasa, la recuperción… Menos mal que estuviste bien arropada y apoyada. ¿Así que tu peque nació el 23F? Toma día que eligió. Y sí, tienes razón en que somos fuertes, no sé de dónde proviene esa fuerza que nos hace atender al bebé sin dormir, con dolores y después de una paliza enorme. Cómo es la naturaleza, ¡y menos mal!
        Muchas gracias por compartir tu experiencia 😉

  4. Nuestra hija nació en Budapest, y el papá no habla mucho húngaro, así que cuando surgieron problemas con la anestesia y durmieron a la mamá, al no entender nada de primeras los nervios y la soledad se apoderaron de él. Al final el reencuentro de los tres y arrullar a la hija mientras mamá dormía lo hizo por un instante el ser más feliz de la tierra.

    • ¡Vaya experiencia! Tuvo que ser difícil para él sentirse tan incomunicado en un momento tan crucial. Menos mal que coger al bebé en brazos lo compensa todo. Muchísimas gracias por compartir tu historia y pasarte por aquí.

  5. Aguantó estoicamente ambos partos, sin familiares ni apoyo alguno, porque no tenemos a nadie en Madrid. En el primero le sacaron del quirófano porque la niña se nos iba, y casi me quedo yo también … estuvo 10 minutos, solo, sin noticias, sin saber si estábamos vivas. Un campeón, después de pasar por eso, dice que ya es capaz de aguantar cualquier cosa 🙂

    • Y tan campeones, pero los dos. Os entiendo porque nos pasó algo parecido. No creo que tan grave, pero sé lo duro que es. Qué bien que todo acabara así. Muchas gracias por contar una pincelada de tu parto y ¡¡un beso enorme!!

  6. Jajajaja el cartel es genial.
    Yo no creo que tengan un papel pasivo y secundario, está claro que la que pare es la mujer, eso es innegable, pero el apoyo y la colaboración de ellos es super importante para muchas mujeres. Yo he visto de todo, desde el que llega a la dilatación, se reclina el sillón, se quita los zapatos y… a roncar! hasta el que se ha pasado horas y horas dando masajes a su mujer, hablando con ella, ayudándola en la pelota de pilates, sujetándola en cada contracción… (también los he visto de los que sufren cada contracción más que sus mujeres)
    Y creo que lo importante no es lo que hacen en el parto, sino que luego, a la vuelta a casa, no se vean como pasivos y secundarios, sino que adquieran la responsabilidad que les ha llegado de pronto. Puede que durante unos días (o más) sean un auténtico pilar en la casa, sobre todo cuando aparecen en la mamá por esa revolución hormonal del postparto, los sentimientos de tristeza y desbordamiento tan típicos tras dar a luz.
    Los papás son importantísimos! lo tienen que saber y verse libres y con confianza para poder expresar todos sus miedos, que… tienen muchos los pobres! 😉

    • ¿De verdad hay algún padre que se echa a dormir en el parto? Es terrible, ¡las matronas deberíais echarle! pobre mujer. Pues sí, tras el parto son un verdadero pilar, toda la razón. Mi pareja se cogió un mes de vacaciones tras el parto y menos mal. Si no, creo que me habría tirado por el balcón.
      Muchas gracias por tu comentario, como siempre. Por cierto, ¿aceptas sugerencias de temas en tu bog? Me encantaría que hablaras de una cosa y me aclararas mil dudas… 😉

      • Claro que sí! las sugerencias son siempre bienvenidas!
        Sí he visto a más de uno dormir… y engancharse al ipad y no hacer ni caso a su mujer durante toda la dilatación, regañarla cada vez que se queja porque no lo considera para tanto… afortunadamente es raro encontrar uno así, pero los hay. Y me caen fatal ¬¬

  7. Yo me acuerdo mucho de meter presión a mi chico para que se fuera a instigar al anestesista después de varias horas dilatando ya desde que había pedido la anestesia. Recuerdo que cuando se metieron las ginecologas con la Kristeller y las tijeras a mansalva, él se les plantó y quiso saber si aquello era necesario. Le soltaron un “no lo haríamos si no fuera necesario” y ahí quedó la cosa, pero yo le agradecí en el alma que intercediera por mi. Recuerdo también el papelón que le quedó después del parto, mientras a mi me llevaban al quirófano y él se tenía que quedar pendiente del bebé hasta que me subieron a la habitación. Lo recuerdo muy asustado en ese momento. En general, le recuerdo en un papel muy discreto. Aunque lo cierto es que me cuesta tanto recordar los detalles de aquel día y del mes siguiente, que sobre todo agradezco un montón que él estuviera al lado registrándolo todo y ahora siempre que no tengo muy claro alguna cosa le pregunto “Pedro ¿y aquello cómo fue?” y él siempre tiene la respuesta. Besotes!

    • Qué bonito que tuvieras ese apoyo tan grande. Muchas veces lo importante es simplemente que nos acompañe. ¿Te hicieron la maniobra Kristeller? Pobre. ¿Dolía mucho? Total para que terminaras en cesárea, ¿no? Un beso enorme

      • No, cesáreao no. Me hicieron la Kristeller y fue horrible. Lo que más me molestó fue que no me avisaron de lo que iban a hacer, sólo me dijeron “te vamos a ayudar un poco”. Yo siempre he pensado que si me hubieran avisado y me hubieran explicado un poco, habría sido mejor para todos y yo habría colaborado más. Pero se me echaron encima sin más y yo sólo podía suplicar que pararan. Pero cesárea no me hicieron, me tuvieron que llevar al quirófano por complicaciones postparto.

  8. el mio…en el primero estaba flipando con lo del terremoto y todo, que al final la que me daba la mano en las contracciones era la matrona! y en el segundo…era todo tan relajado que se pudieron a compartir él y el ginecólogo cual era la mejor “app” del iphone…:)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s