La terrible revisión de los 15 meses y las vacunas

La revisión de los 15 meses es terrible. Toca vacuna, pero no uno o dos pinchazos como en las anteriores, sino tres. Y con 15 meses el bebé tiene la suficiente edad como para darse cuenta de lo que pasa y de coger miedo, por siempre jamás, a la bata blanca.

Ayer nos tocó revisión general (por fin, qué ganas teníamos de conocer su talla, su peso y de que examinaran su grado de desarrollo) y pinchazos. Las vacunas del sarampión, rubeola, paperas y varicela. El pobre nene peleó como un león para evitar la aguja (lo qué les tiene que doler en sus rollizos muslos) y pataleó con más fuerza que nunca. En esta ocasión, además, le pincharon por primera vez en los dos brazos además de en la pierna. Como si lo crucificaran. Me temía el momento desde hacía semanas.

No me acostumbro a ver su carita cuando le pinchan. Al introducirle la aguja, no hay respuesta, quizá sólo susto, pero es al entrar el líquido cuando se pone rojo, abre la boca y su grito no arranca a salir. Llora y chilla después de unos segundos, cuando a los padres ya nos ha dado un vuelco al corazón al pensar que se ahoga. Cada vez que toca vacuna, lo mismo. Después, muchos mimos de su madre y una galleta salvadora. Y las preguntas de rigor: ¿Cuándo toca la próxima? ¿Qué le damos si le hace reacción?

Imagen de imagerymajestic / freedigitalphotos.net

De las dos vacunas que no entran en la Seguridad Social, –Prevenar, la vacuna antineumocócica contra enfermedades como meningitis, sepsis o neumonía, y Rotateq, contra la gastroenteritis que causa el rotavirus-, optamos desde el primer mes por ponerle únicamente la primera. Nos lo recomendó el pediatra a la vista de que no iba a ir a la guardería ni tenía hermanos mayores que pudieran contagiarle de gastroenteritis. Al final, se cogió esta enfermedad al cumplir el año, pero fue leve y le duró únicamente tres días.

Además de la opinión de cada padre sobre la conveniencia de las vacunas, no hay que olvidar el desembolso económico. Cada dosis de Prevenar, por ejemplo, cuesta alrededor de 70 euros, y hablamos de cuatro dosis (a los 2, 4, 6 y 12 meses). En total, cerca de 280 euros. Si le sumas la del rotavirus, más de lo mismo. Por eso, muchos padres van hasta las farmacias francesas a comprarlas (los mismos pediatras te advierten de ello). Nosotros no lo hemos hecho nunca, porque no nos pillaba de paso, pero muchos, a la que van a la playa, se acercan a ahorrarse unos euros, siempre con cuidado de no romper la cadena de frío. De hecho, hay familias que se han organizado en algunos centros de salud para ahorrarse este dinero. Lo mismo ocurre en Andorra (información aquí)

En la revisión de los 15 meses no se administra Prevenar, sólo las que entran en la Seguridad Social. La siguiente vacunación es a los 18 meses, pero tan sólo un pinchazo. Y después, nada hasta los 3 años. ¿Se acordará entonces de esta experiencia? Hasta este momento, nuestro pitufo no se daba mucha cuenta de lo que pasaba en la consulta. Se mosqueaba al estirarlo sobre la barra de medir y mientras lo auscultaban. Y lo que peor llevaba era que le sujetaran la cabecita para tomarle medidas y comprobar la mejoría de la forma de su cráneo (conté aquí que se le aplanó por detrás). Apenas hemos estado en el pediatra, salvo dos veces por fiebre, aparte de las revisiones con el cirujano especialista por una operación de hernia inguinal. A partir de ahora, quizá sea otro cantar…

¿Vuestros hijos tienen miedo a la bata blanca? ¿Qué tal han reaccionado a las vacunas?

Anuncios

14 pensamientos en “La terrible revisión de los 15 meses y las vacunas

  1. Yo me muero de pena cuanto tengo que pinchar a un niño, jamás me acostumbraré. Cuando hacía prácticas en la carrera en la consulta de la enfermera de pediatría, temía el momento vacunas. Sobre todo cuando ya son tan mayorcitos, que te miran con una sonrisa de oreja a oreja y te hacen monerías y… ZAS, pinchazo! me da una lástima no poder explicarles que es por su bien…
    Lo del precio es una pasada y más que el precio en sí, su diferencia a un lado y otro de la frontera. Me parece muy buena iniciativa la de organizarse para ayudar a otros papás a conseguirla más barata.

  2. A la bichilla le tocarán las de los 4 meses (más Prevenar y Rotateq) dentro de 2 semanas. Las primeras que le pusieron no le hicieron nada de reacción y lloró sorprendentemente poco para lo que yo me esperaba, pero sí que da una penita verlos. Y claro, cuanto más grandes peor porque ya se acuerdan de la pupa que les hacen en el médico. A ver qué tal nos va esta vez. Eso sí, yo la aguja ni la miro, porque me da mucha impresión que le pinchen siendo tan pequeñita.

  3. Nuestra peque pasó hace un mes por las vacunas de los cuatro meses y la verdad es que es un drama. A estas edades tan tempranas sobre todo por los drama papás, porque la peque llora mucho, pero al minuto se ha olvidado. Y sin embargo a los papis nadie nos quita el disgusto hasta que pasan unas horas/días (dependiendo de lo susceptible que sea cada cual). Por suerte tampoco le han dado ningún tipo de reacción nunca. Habrá que seguir sufriendo… 😛

    • A los drama papás sobre todo, jeje. Sí es duro, la verdad. Un mal rato que no te lo quita nadie. ¡Qué suerte que no le hacen reacción! Al nuestro tampoco, menos mal. Que siga nuestra suerte 🙂

  4. Nosotros nos fuimos a pasar el dia a san juan de luz y a la vuelta compramos las vacunas de prevenar. Las llevamos en una nevera electrica en el coche. Ya le han puesto las vacunas de los 2, 4 y 6… Y la peor fue la primera vez porque casi no le habiamos visto llorar… Que penita 😦 Pero ya nos dijo la enfermera que es mucho peor cuando ya saben a lo que van con 2, 3 años… Jeje

  5. En nuestro caso, la cosa también ha empeorado con el tiempo. En las primeras vacunas casi no lloraba, pero la de los 15 meses (la última que ha llevado) ha sido la peor.
    Con 12 meses se puso la última dosis del Prevenar, y ahora cuando fuimos a los 15 mientras estuvo con la pediatra, todo genial, hasta le regalaba sonrisas, pero en cuanto vio acercarse al enfermero, se debió de acordar de la última vez y empezó a llorar antes de que le hiciera nada…
    Dan mucha lástima, pobrecillos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s