La elección de la trona y aprendiendo a comer solo

Mis amigas me van a matar cuando lo lean, pero cambiar de trona ha ayudado a que nuestro enano haya dado un paso de gigante y ha contribuido, por qué no decirlo, a que la casa esté más limpia (o menos sucia, más bien). La trona de Stokke que me habían regalado mis amigas por el nacimiento del pitufo, y que les costó un riñón, ha sido abandonada en el trastero y sustituida por la socorrida trona de sólo 12 euros de Ikea. Y todo por algo tan simple como una bandeja para apoyar los platos, pero es que sin ella las comidas se nos estaban empezando a atragantarse. ¿Cómo es que la trona de Stokke, con mil accesorios como los cojines de diseño, no tiene la posibilidad de incorporar una bandeja?

tronas

La trona de Ikea, en primer término, y la de Stokke, detrás.

La silla alta de Stokke (Tripp Trapp) es evolutiva y se adapta a todas las fases del bebé, incluso desde los cero meses, con una sillita parecida al grupo cero que se acopla a la trona. A partir de los tres años, además, se convierte en una silla ergonómica perfecta para su habitación. El diseño es bonito, es una trona robusta y de calidad y tienes varios colores para elegir. Perfecta para poner cerca de la mesa de la cocina e integrar al bebé en la comida familiar. Pero no precisamente en nuestra casa, donde la mesa de comedor es una barra alta (estilo cocina americana) y la trona queda casi veinte centímetros por debajo.

Así que entre el hueco de la barra y la trona se ha colado en cada desayuno, comida, merienda y cena de los últimos diez meses todo tipo de alimentos de todas las consistencias posibles. El suelo ha quedado marcado para siempre y el pobre pitufo ha tenido que depender para comer siempre de lo que le dábamos a la boca, o de lo que finalmente no caía al suelo. Hasta que una servidora dio un golpe en la mesa (nunca mejor dicho) para cambiar a la trona de Ikea que ya tenemos en las casas de los dos abuelos y que nos había funcionado de maravilla.

El asesinato de una fresa.

El cambio ha sido abismal. En las últimas dos semanas, desde que el enano tiene bandeja, las comidas van como la seda. Se ha vuelto muchísimo más autónomo por el simple hecho de que ahora le ponemos un plato con su comida en trozos y él lo va comiendo solo, poco a poco, pero a paso seguro.

No sólo le interesa comer, para él es también un juego y un entretenimiento meter y sacar los trocitos de queso fresco dentro y fuera de su tazón de plástico. O separar las fresas del resto de frutas de la macedonia. O elegir qué porción de bizcocho quiere comerse primero. O esparcir por la mesa los guisantes para volver a amontonarlos en una esquina de la bandeja. Incluso podemos dejarle un momento sentado en su silla con algún juguete o muñeco sin que se caiga o lo tire por la borda cada diez segundos (realmente lo hace cada treinta segundos, pero hemos mejorado)

Disfruta tocando, espachurrando y pellizcando cada trocito de comida. El juego forma parte de su aprendizaje, desarrolla la pinza y el control mano-boca, se entretiene comiendo y él mismo se siente orgulloso de lo que consigue cuando, después de un rato, le cantamos eso de “¡¡Tooodo!! ¡El nene se lo ha comido tooodo! ¡Bieeen!”.  Y sólo nos ha hecho falta una bandeja. Ojalá todo fuera tan fácil.

Anuncios

20 pensamientos en “La elección de la trona y aprendiendo a comer solo

  1. Completamente de acuerdo con lo de la trona Stokke, cuando la veía en las tiendas pensaba ¡qué incómoda! y un padre que la tiene me confesoó que además no apoyan la cabecita en ella, y cuando son pequeños viene bien. Por suerte mi amigas me regalaron una de Chicco, es un trasto, pero es genial porque sirve desde los 0 meses, puedes quitar la bandeja y poner una barra de juguetes, la puedes hasta tumbar. Vamos, que la usé cuando eran recién nacidos. Parece mentira que haya que mirar tantos detalles para las cosas de niños..

    • Y tanto que hay que mirar… Al final casi hay que sacarse un máster en estas cosas. No le di importancia a la bandeja cuando me la regaaron, y mira. Seguro que le damos más uso cuando crezca un poco más y se la pongamos de silla en su habitación. Gracias por comentar 🙂

  2. ¡Cómo te entiendo! Mara está a unas semanas de empezar con la comida complementaria y tenemos una trana muy chula que me regalaron mis amigos. Pero es un armatoste y además, para nosotros que vamos a probar con el BLW, puede llegar a ser muy sucia. Así que este finde iremos a comprar también la de Ikea. Y como tú, pondremos otra en casa de los abuelos. Al menos en la de los abuelos de Valencia 🙂

    • ¡Prepárate porque no vais a manchar ni nada! Mi hijo es una fabricante de migas y las lleva consigo a todos lados. No te digo más, pasamos el aspirador en la cocina dos o tres veces veces al día, y siguen apareciendo migas de pan, bizcocho y galletas por todos lados. Pero, ¿y el gusto que da verles comer? Ánimo con el BLW y cuéntanoslo en un post, ¡a ver qué tal os va!

  3. Me parece que a este ritmo nos vamos a encontrar todos en Ikea. Hace unos días pedía ayuda en Twitter por este tema, ya que será nuestra próxima comprita, y las mamis me recomendaban la de Stokke. La descarté por lo que cuesta, pero vista esta experiencia ahora tengo aún más motivos para irme al plan ahorro de Ikea.

    • Jajajja, pues mira, aquí tienes mi experiencia. Hombre, es una trona muy chula y si tienes una mesa normal te encaja, pero al final te va a guarrear mucho. Mejor que manche su bandeja que la mesa y el suelo. La de ikea nos está funcionando muy bien, y ¡encima te ahorras un pastonazo! 🙂

  4. Nosotros estamos justo en el caso contrario. Teníamos una trona armatroste tremenda con mesa que no nos era nada cómoda. Al final nos compramos la del ikea (sin mesa) y lo acercamos para que coma a la mesa con nosotros.
    Cada maestrillo tiene su librillo 🙂
    Un beso!

  5. Nosotros tenemos una trona de la marca Pég-Perego, la Siesta, y va genial. Al principio también nos pareció un poco grandota porque nuestro piso es muy pequeño, y nos dio miedo que fuera un trasto. Pero después de tanto tiempo de usarla, la recomendamos 100%. Además, en tiendas como Eurekakids puedes comprar colchonetas y otros accesorios a buen precio para que no se vea fea con el tiempo (y después de mancharse un día sí, el otro día también jeje)
    Besos,
    Paula

    • Gracias por el comentario. Nosotros también teníamos una funda para el asiento de la Stokke pero lo acabé quitando porque estaba siempre en la lavadora, jeje. La verdad es que la bandeja es muy práctica. ¡Gracias por pasaros por aquí!

  6. Hola, nosotros tenemos la trona evolutiva Zuma de inglesina, y estamos encantados con ella. No tiene el problema que tiene la stokke, la zuma es muy práctica, no sólo tiene un diseño chulo. Es super cómoda para mi peque y tiene bandeja que ademas puedes extraer para limpiar. Mi hijo la utiliza desde que era un bebé y ha jugado en ella, dibujado y dormido mientras yo preparaba la comida. Además muy segura con el arnés de cinco puntos.

    • Hola Victoria, muchas gracias por tu comentario. No conocía esa trona, pero acabo de verla por Internet y tiene muy buena pinta, me gusta. Seguro que la usáis mucho y es na buena inversión. ¡Pásate por aquí cuando quieras!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s