La vuelta al gimnasio tras el parto

Hace un mes volví a apuntarme al gimnasio. Fui una mañana de sábado temprano, hice una hora de diferentes ejercicios y me volví a casa a rastras, con dos tirones incipientes en hombro e ingle derechas que tardaron una semana en ablandarse. Al día siguiente hicieron acto de presencia las agujetas y, desde entonces, no se me ha vuelto a ver por allí. Que conste que quiero retomarlo, aunque sé de sobra que ya he perdido el tren de la operación bikini y que más me valdría apuntarme a la operación burka.

Antes de quedarme embarazada, metía muchas horas en el gimnasio. Hacía mucho aerobic, incluso iba a maratones durante el fin de semana. Al quedarme embarazada, una de mis mayores preocupaciones fue qué deporte podría seguir haciendo, ilusa de mí. Mi matrona me cortó las alas rápido y me recomendó andar y nadar (dos cosas que me aburren soberanamente), así que al inicio del segundo trimestre me apunté a yoga (sé que no es un deporte de riesgo, pero me vino de muerte), y con eso me quedé más tranquila.

Hubo quien me recomendó que siguiera haciendo ejercicios como bodypump (entrenamiento con pesas), como hasta entonces, pero yo no me veía con fuerzas y, sobre todo, no me fiaba de que aquello no pondría en riesgo mi embarazo, por más fotos que me enseñaran de mujeres levantando barras con pesas y un tripón de escándalo. Un mes antes de dar a luz otra persona me dijo que tenía que volver al gimnasio a los pocos días del parto para recuperarme cuanto antes y que mi abdomen volviera a la normalidad. Con aquel comentario no me quedó ninguna duda de que esa persona estaba loca y de que no tenía ni idea de qué iba este asunto.

ambro

Una de las cosas más duras tras el parto es tratar de ponerse en forma de nuevo. Pero sobre todo, volver al gimnasio. Eres otra persona en otro cuerpo y con una serie de prioridades completamente diferente a antes del embarazo. Tardé tres meses en volver a hacer deporte (principalmente porque no dormía más de tres horas seguidas y no tenía fuerza ni para abrir un tarro de conservas) y únicamente me atreví con pilates, aunque después fui probando con la cinta, zumba, la bici… procurando no cansarme demasiado.

El ejercicio es completamente compatible con la lactancia, pero está claro que sólo el ejercicio moderado. Dar el pecho ya consume cerca de 500 calorías diarias (sobre todo los primeros meses) y, por si fuera poco, la mayor parte de las madres malduermen y no tienen la energía de antes. La lactancia cansa y da sueño, hay que tenerlo en cuenta, y el cuerpo no responde como antes al deporte.

Sin embargo, lo más complicado para mi fue la cuestión logística: tenía que calcular la hora de la próxima toma y volver de clase con tiempo suficiente para ducharme y descansar un poco. El enano notaba enseguida cuando estaba fatigada (debía de salirme menos leche, o con un sabor diferente) y se agarraba unos berrinches de aúpa, pobrecito mío. Aquel sinvivir y correr del gimnasio a casa acabó en tres meses, en cuanto volví al trabajo. Esa época me sirvió para salir de mi querido nido y retomar en algo mi vida, aunque nunca dejé de sentirme un poco fuera¡ de lugar entre tanto músculo y sudor.

Ahora es otra historia, espero volver al gimnasio y ponerme forma pronto (en alguna forma, al menos). ¿Cuánto tiempo esperasteis para volver a hacer deporte tras el parto? ¿Tuvisteis problemas para compatibilizarlo con la lactancia?

Imagen de Ambro, de Freedigitalphotos.net

Anuncios

18 pensamientos en “La vuelta al gimnasio tras el parto

  1. Como dices el principal problema es el tiempo, aunque me parece una locura el comentario de en unos días puedes volver a hacer ejercicio.

    Tengo pendientes apuntarme a gimnasia hipopresiva pero me dijo el monitor que esperase unas semanas después de la cesarea

    • Sí, una locura tremenda. A mí los hipopresivos me han ido muy bien, ¡espero que a ti también! Es tos ejercicios son la mejor forma de recuperar el abdomen tras el parto. En cuanto puedas, lo verás. ¡Ánimo!

  2. Yo es q soy vaga x naturaleza, ni antes ni después 😉 pero bueno, ten en cuenta q llevas otro ritmo de vida con un bebé asi q con calma. De cualq manera, creo q pasada la cuarentena se puede ya empezar a hacer ejercicio, eso le entendí a la matrona

      • Jaja, no sabía q ya tanto… pues chica, lo q te pida el cuerpo! Tener niños ya es deporte, fijate q en mi primer embarazo engordé 18 kilos y en el segumdo la mitad, y todo xq en el segundo tenia ya un niño al q cuidar, asi q tranquila!!

      • Jajaj, eso me lo han dicho muchas, y que cuando empezara a andar me pondría en forma. De momento sólo me canso mucho más. Aunque sí es cierto que las gastroenteritis que me etá pegando me van dejando fina como un fideo. ¡Un beso, guapa!

  3. Yo también he sido de hacer mucho deporte, atletismo antes de la universidad a buen nivel, y después mucho aerobik, ciclo indoor, etc. Cuando me enteré de que estaba embarazada deje el aerobik, por mucho que me digan que es seguro yo no estaba tranquila dando botes como una loca.
    Después de ser ama esperé unos 5 meses, así que de golpe empecé a currar y me apunté otra vez a aerobik. Aguanté de enero a junio siendo bastante constante, 3-4 días a la semana. Como la patita todavía era pequeña casi ni se enteraba de las 2h que desaparecía.
    Al empezar este curso me volví a apuntar, esta vez a zunba, pero solo dos días a la semana porque me apetece pasar más tiempo con la enana. Dejarla un rato de bebé era más fácil que ahora, porque al interactuar más me parece que me pierdo cosas si no paso la tarde con ella. Pero después de 5 meses ya me he aburrido, y como ahora empieza el buen tiempo prefiero estar en el parque o dando una vuelta que metida en el gym.
    Lo que no tengo muy claro es hasta que punto es bueno de después de un parto hagamos mucho deporte, sobre todo de impacto como el aerobik, porque me parece a mi que eso para el suelo pelvico…
    Y también he hecho cursos de hipopresivos para hacerlos por mi cuenta, no pienso hacer una abdominal normal más en mi vida, que ya hice todas las que me tocaban en vida antes de ser ama 😉

    • Jajaj, yo como tú, ¡abdominales nunca mais! Me encantaría volver a zumba, quizá lo haga el año que viene, aunque es cierto que me da pena perderme cosas del enano. Mi madre siempre se ofrece a cuidárnoslo un domingo para que nos vayamos al cine pero al final nunca nos vamos porque nos da pena, jajaj! Pero sí, a mí también me dijeron que aerobic podía hacer pero ni lo intenté, no me fiaba y encima me mareaba muchísimo. Un beso y disfruta de estas tardes en el parque 😉

  4. A mi me pasa cómo a nosoyunadramamama que soy vagueta por naturaleza!! Pero si dices que la lactancia ya gasta 500kcal al día (me parece mucho, ¿no?) y con correr detrás del bichito ya tengo bastante.
    Si que he pensado apuntarme a Pilates, pero más como tema relajación…

    Besos guapa!

    • Me encanta pilates. Más que relajarte te tonifica muchísimo y te da elasticidad. Encima te cuida mucho el suelo pélvico ¡100% recomendable! Lo de las calorías es cierto, aunque supongo que las 500 se quemarán sobre todo al principio, en los primeros meses, y no en la lactancia prolongada. Si no, ¡Vaya chollo! Un beso enorme.

  5. Pues igual que tú…falta de tiempo, de ganas, de sueño, la teta…en fin, que estoy en apuntarme hace ya dos años y aquí sigo…eso si, ando un montón y sigo conla teta que debve estar consumiéndome porque sino estaría hecha una vada con lo que como…

    • ¿Sabes que se me había metido este comentario en spam? Acabo de verlo ahora mismo. Mucho ánimo con el deporte, ¡algún día lo retomaremos! jajaja. Al menos tú andas, yo voy como una loca y al final ni siquiera doy un paseo. ¡Un beso!

  6. Ahora que leo tu post, me doy cuenta de que desde el parto no puedo abrir muchos de esos envases engañosamente etiquetados como “abre fácil” ¿será porque pierdo fuerzas al no descansar tanto’ Y mira que la bichilla duerme bastante pero claro, ella se acuesta temprano y nos despierta a primerísima hora de la mañana. Yo de momento trato de salir a caminar con el carrito y a toda velocidad por el pueblo durante una hora. Y parece que al menos me voy manteniendo así, teniendo en cuenta la cantidad de comida que engullo con esto de la lactancia.

    • Lo de salir a caminar a buen ritmo durante una hora no es poco… Así que ¡sigue así! Además a tu bichilla seguro que le encanta. Jajaja, eres de mi club anti tarros de conservas. Lo cierto es que nunca he tenido mucha fuerza para abrirlos. ¡Pero tras el parto mucho menos! 😉

  7. Yo me uno a nosoyunadramamama y a BuggyMama, soy vaga de naturaleza y lo que menos me apetece es meterme en el gimnasio a hacer deporte. Como mucho me monto un rato en la bici estática en casa. Lo que sí me encanta es dar unos paseos en bici (la de verdad), pero eso sólo es factible durante dos meses al año aquí en Galimordor 😦

    • Bueno, mientras aproveches esos escasos días… Yo no soy muy de bici, pero sí me apetece ponerle un asiento al enano para irnos en familia a dar un paseo. Quizá en unas semanas… Un beso guapa y gracias por tu post de hoy 😉

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s