Familias inteligentes y la teoría del semáforo

Ayer acudí a una interesante charla del psicólogo navarro Antonio Ortuño donde explicó su modelo, -“eficiente”, según nos dijo-, de educación a medio camino entre la crianza basada en el amor y la del premio/castigo. No conocía su teoría, pero el título de la conferencia me apreció interesante.

Este psicólogo especializado en niños y jóvenes y terapeuta familiar ha desarrollado el modelo de familias inteligentes (aquí enlace a su web) que desarrolla en el libro con el mismo título y que se apoya en el semáforo inteligente, donde enseña a los padres a decir ‘no’, a negociar, delegar responsabilidades en los hijos, con confianza y con respeto, y sin gritos, castigos, regañinas ni sermones.

Según nos explicó al centenar de padres y madres que asistimos a su conferencia, celebrada en el Museo de Arte Contemporáneo de Huarte, los dos pilares de la educación son el amor incondicional y la firmeza y coherencia. Lo uno sin lo otro no llevan a ningún lugar. “El objetivo de la educación no es que los hijos obedezcan, es que sepan tomar decisiones“, explicó.

Según él, gran parte del problema en los conflictos con los hijos es que los padres enfocan mal el problema: “Si camino al colegio tu hijo se da cuenta de que se ha olvidado el cuaderno, ¿quién se preocupa más, el padre o él mismo? Es muy diferente responder disgustado que diciendo, ‘bueno, ¿y qué vamos a hacer?’ De esta manera ellos se hacen responsables de sus problemas”.

Explicó que a la hora de educar hay que seguir las indicaciones de un semáforo en el que la luz roja es decir ‘no’, la amarilla es la negociación y la verde es dar libertad. Conforme el niño crece hay que ir pasando de la luz roja a la verde, aunque siempre va a haber cuestiones innegociables, otras en las que se puede llegar a un acuerdo y otras en las que hay que dar libertad.

Con respecto a decir que ‘no’, indicó es muy importante ser coherente y ser firmes en la decisión. “En ese momento de rabieta no hay que dar explicaciones, porque trasladas inseguridad, el niño necesita que el padre sea breve. Yo no digo que haya que decir que ‘no’, si se quiere decir que sí, es que sí, pero sea lo que sea, hay que ser consecuente”. Indicó que un niño cabezón y provocador es siempre un niño que ha visto a sus padres caer en muchas contradicciones. Además, destacó que no hay que entrar al trapo en las manipulaciones y que es importante ser cariñosos a la hora de decir ‘no’.

familias inteligentes2

Sobre la negociación, dijo que el objetivo es llegar del conflicto al compromiso. “Sí, puedes ver la tele, pero antes tienes que ponerte el pijama”, fue el ejemplo que usó. Y como consejo para aplicarlo, recomendó que hay que empezar a aplicar esta habilidad cuando el tiempo juegue en favor de los padres. La luz verde de este semáforo es el respeto y la confianza en las decisiones que pueda tomar el niño, donde los padres tienen que situarse acompañando al niño. “La maduración consiste en que los hijos sepan decirse no a sí mismos“.

Entre otras cosas, aseguró que las rabietas son buenas, puesto que es la forma que tiene el menor de expresar la injusticia, y que son la primera semilla de la ira. “Y gracias a la ira sobrevive la especie”, afirmó.

Por cierto que también advirtió de la importancia de que la pareja nunca discuta sobre la crianza o las decisiones diarias delante del niño, y aseguró que es “fundamental hacer equipo”. Y preguntado acerca de cómo actuar cuando se pelean los hermanos, indicó que los padres jamás deben hacer de policías ni de jueces. “Cuanto más dejemos que aprendan a solucionar sus problemas, mejor”, dijo.

Aunque lo que se comentó en la charla posiblemente sea más útil para los padres de hijos más mayores, me ha servido para darme algunas pautas a la hora de educar al enano, que con 15 meses ya sabe qué carita funciona para convencerme de que le cambie el puré por una galleta. ¡Felices días de vacaciones!

Por si os interesa, cuelgo aquí un vídeo explicativo de la web http://www.familiasinteligentes.com

Anuncios

25 pensamientos en “Familias inteligentes y la teoría del semáforo

  1. Qué interesante, pero qué difícil a la vez! Reconozco que en ocasiones comienzo diciendo que no y luego cedo.. Eso me lo tengo que mirar, pero es que se me parte el alma con las rabietas del bichito…

    Besos guapa!

      • Pues espero, xo supongo q hasta q no sean adultos no sabremos qué hicimos bien y en qué nos equivocamos. Yo creo q lo importante es el equilibrio,es decir, darles todo lo q quieren, no reñirles nunca…eso es una utopía, ellos tienen q aprender q en la sociedad hay normas. Pero se trata de hacerlo con naturalidad, diálogo y sin presión. Lo cual no quiere decir q a veces no pierda los nervios y dé un grito, somos humanas!

  2. Qué interesante! en psicología del aprendizaje lo primero que te enseñan es que son mucho más efectivos los premios que los castigos. Habitualmente se tiende más a utilizar castigos o a confundir “premios” con regalos materiales, cuando no es así. Cualquier abrazo, beso, caricia o palabra de ánimo es un potente reforzador de actitudes que queremos potenciar.
    Los límites son necesarios, criar a los hijos dejándoles que hagan lo que les de la gana sólo les creará frustración cuando el día de mañana descubran que la vida real está repleta de límites.
    Me ha gustado mucho el ejemplo de dejarse el cuaderno en casa, seguramente si no se hiciera de una situación así un enorme problema, ellos solitos se preocuparían más de responsabilizarse de sus cosas que de la consiguiente reprimenda por el olvido.

    • A mí también me gustó mucho ese ejemplo, y es muy real. En muchísimas ocasiones nos preocupamos más los padres que los hijos por cosas tan tontas como esas. La verdad es que escuchas la teoría y es muy razonable, pero hasta que no te ponen los ejemplos no caes en la cuenta de que no lo estás aplicando y de que hay otra manera de hacer las cosas con más sentido común. Cada vez me doy más cuenta de que educar es lo más difícil de la crianza de los hijos, y que cada comentario cuenta. Un besico y gracias por pasarte siempre por aquí, ¡que disfrutes mucho!

  3. Muy buen post, sobre todo para encontrar la medida entre lo innogociable y sobre todo que aprendan a tomar decisiones pero acompañándolo.
    Me gustaría poder acudir a estas charlas, podrías informar en este blog de los lugares donde se realizan?
    Creo que le aportaría un interesante contenido a tu blog.
    Un abrazo

    • Tienes toda la razón, Ainhoa. A la próxima aviso. No sabía muy bien qué me iba a encontrar en la charla, pero si lo llego a saber, lo habría avisado. Muchísimas gracias por tu sugerencia 😉

  4. Me ha encantado tu post de hoy, me parece una información súper útil para todas las mamás. Los ejemplos del cuaderno y el pijama ilustran perfectamente la idea.
    Gracias por compartir la información, ahora habrá que intentar ponerlo en práctica.
    Un beso y felices vacaciones!

  5. No conocía la teoría del semáforo como tal, pero es básicamente lo que venimos aplicando con nuestro peque.
    Tengo que decir que a la hora de negociar es mejor el peque que el padre!! Jaja

  6. Parece muy interesante y coherente. Me parece increíble pero siempre que leo sobre técnicas para educar todas me parecen que tienen algo de razón, supongo que no todas funcionan con todo ni con todos.

    Un saludo!

    • Ah, mira, me alegro de que te haya servido para ponerle nombre y de que te funcione 🙂 La teoría me parece interesante, tengo que repasarla porque se me olvida y acabo a gritos ¡gracias por pasarte por aquí!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s