Redescubrir el mundo en estas tardes de primavera

flor

Hay cosas tan sencillas que, de puro sencillas que son, siguen funcionando. Piedras, arena, tierra, hierba, flores, barro, palos… Lo que nos emocionaba a nosotros de pequeños les sigue emocionando a ellos. Qué gran descubrimiento volver a revivirlo de nuevo.

Los bebés nos hacen olvidar que tocar la tierra con las manos es ensuciarse. Es jugar, sentir, aprender. Las piedras no hacen daño, son para tirar al agua y ver las ondas que hacen sobre la superficie del río, son una competición de txipi-txapa que nos absorbe durante horas. La primavera nos reconcilia con estos juguetes que la naturaleza guarda.

Y nos sorprendemos al redescubrir la magia de hacer agujeros en el barro con un palito, unir los tallos de las margaritas para hacer collares o pintar letras con una piedra sobre otra. Perseguir mariquitas en el campo, oler la lavanda y rebuscar entre los tréboles por si alguno tiene cuatro hojas.

Sensaciones y emociones que nos las traen de vuelta los niños, que nos recuerdan cómo pasábamos las tardes hace años. Tardes en las que el reloj nunca marcaba el ritmo y en las que te entretenías con lo que había. Dos cosas eran un mundo y el mundo era un metro cuadrado de campo, de tierra, de hierba y de hormigas.

Seguir hormigas con la mirada, correr detrás de las mariposas, espiar a las arañas, subir a los árboles y coger fresas y moras. Las tardes de primavera me reconcilian con el campo, con la naturaleza, con mi infancia. Tardes perdidas que me las trae mi bebé a la cabeza y que ahora se repiten como si nada, como si no hubiera pasado el tiempo, como si fuéramos el mismo niño, con la misma mirada.

Una mirada nueva pero que ve lo mismo y de la misma manera. Un corazón palpitante al descubrir una araña, unos zapateros en el río o una rana bajo la piedra. Redescubro el mundo en estas tardes de primavera.

piedras rio

la concha2

Anuncios

18 pensamientos en “Redescubrir el mundo en estas tardes de primavera

  1. Nosotros estamos siguiendo bastante esta tendencia y no le hemos comprado ni un juguete a la bichilla. Con lo que le regala la gente tiene de sobras y al final siempre acaba entretenida mirando la lámpara o el estampado del sofá.

    • Yo también creo que al principio apenas hacen falta juguetes. Y la verdad es que se usan más cuando hace mal tiempo. Algo conviene tener, un balón, un cuento o un coche, por si acaso, pero es cierto que no les da el día para jugar con todos.

  2. Genial!!! sabes que comparto todo lo que has escrito…precioso por cierto. Nosotros somos mucho de disfrutar al aire libre con piedra, palos, hojas, flores, agua, barro…animales…

    Y cuando hace mal tiempo como hoy que no podemos salir, pues fíjate que se ha pasado toda la mañana jugando con los posavasos…

    Besosssssssss

  3. Yo me he pasado toda la Semana Santa detrás de mi polluelo y los tiestos de la terraza y la basura que cree que es una caja de sorpresas, aunque a veces…..
    Otra cosa que le fascina son los ojos que cree que también se sacan para jugar.
    Nos mete los dedos en cuanto encuentra ocasión.

    • Jajajja. ¡Qué bueno lo de los ojos! Pobres, vais a tener que ir con gafas de sol todo el día. Así entre nosotras te diré que el mío tiene fijación con el ombligo de su madre y que mete el dedo hasta el fondo. Qué dañoooo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s