Cómo no hacer unas galletas caseras (reto galletas)

Si eres un cocinillas, apúntate a Master Chef o a donde quieras, pero no sigas leyendo porque te vas a desesperar. Pero si eres de los míos, un negado para estar entre fogones, éste es tu sitio. Si yo he conseguido hacer estas galletas de mantequilla con forma de gato, tú puedes seguro.

Llevaba un tiempo queriendo hacer unas galletas, por eso de que si todo el mundo las hace, ¿por qué yo no? y el #retogalletas entre un grupo de blogueras me ha venido que ni pintado. Debo confesar que para llegar a las de las fotos tuve que hacer tres intentos, pero ahora que sé cuáles han sido los fallos, seguro que no los repites.

galletas

Para hacer estas galletas caseras con forma de gato rebusqué en todas las recetas de Internet hasta encontrar la más sencilla. Creo que es ésta. Y aún y todo tiene su complicación. Y aquí va mi primer consejo: las galletas hay que hacerlas con tiempo. Si te pones a hacerlas mientras preparas una tortilla de jamón y queso para que cene el niño, no salen igual. Y el segundo: hay que tener un poco de paciencia, así que si tienes a un bebé desde la trona intentando coger todo lo que está en la mesa a su alcance (y lo que no), espera mejor a que se eche la siesta. La tercera recomendación es más científica: en repostería hay que seguir las cantidades y los pasos que se marcan. Mejor no te pongas a innovar o a echar las cosas a ojo de buen cubero o te pasará como a mí, que la masa es una porquería o que quedan tan secas que ni aún bañadas en leche toda la noche.

No voy a repetir la receta, porque ya está muy bien explicada, pero sí haré un inciso. El secreto de la masa está en atemperar un poco la mantequilla (si la pones unos segundos al micro, perfecto) para trabajarla. En mi primer intento la derretí y tuve que dejarme los brazos para batirla. Esto es importante porque apenas encontré recetas para torpes donde se explicara.

Aunque te parezca que la receta lleva mucha harina, échala toda. En mi primer y segundo intento la masa no tenía la suficiente consistencia. Hay que seguir amasando (primero con las varillas y después con las manos, lo más divertido de la receta) hasta que la masa no se quede pegada en los dedos. Pero cuidado, si te pasas de harina, quedan muy duras y con menos sabor. Para mí, que no tengo un peso o un medidor, esto ha sido lo más complicado. Así que mejor si no te inventas las proporciones de cada ingrediente.

Una vez hecha la masa con la harina, los dos huevos, el azúcar, la mantequilla y la esencia de vainilla (probé a hacerlas con una cucharadita de canela y estaban también muy buenas), se forman dos bolas, se tapan con papel film y se llevan al frigorífico. Aunque en la receta pone que tiene que estar una hora, yo la tuve un día entero porque no encontré tiempo y pude trabajar muy bien con la masa. Si tienes dudas, no me hagas caso, no sé cuánto tiempo puede durar la masa sin que se pierda. Pero no hagas como hice yo en el primer intento, que trabajé con la masa sin dejarla enfriar por no tener paciencia. De verdad que no sale.

Después viene lo más interesante: estirar la masa con el rodillo (siempre entre dos papeles film para no manchar), dejarla fina y ponerse a cortar con el cortapastas. Si al quitar el papel film se te pega masa, es que le falta harina. Tienes que repetirlo, porque no van a salir bien (fue mi caso) Esta es la parte bonita de la receta y en la que se requiere más maña para no romper las galletas al ponerlas en la bandeja.

Por cierto que, una vez visto el resultado tan aparente me dio por venirme arriba y les puse ojitos de chocolate. Mi próximo objetivo es cubrirlas con fondant y ponerles caras o lazos a lo Hello Kitty. Quizá me anime para la fiesta de cumpleaños del peque, allá por diciembre.

Creo que ya puedo decir eso de ¡Reto superado!

 

 

Anuncios

31 pensamientos en “Cómo no hacer unas galletas caseras (reto galletas)

  1. Pues tienen buena pinta!!! Para ser la primera vez está muy bien, yo nunca les encuentro el.punto de la harina. A ver si m da tiempo al reto tb!! Mua!

  2. Pobrecilla, menuda odisea con 3 intentos…Bueno lo importante es que le has cogido el punto a la masa y para la próxima ya estás escarmentada jeje

    Yo las hice en una de las siestas del peque porque hubiera sido imposible con él en la trona 🙂 Me encanta la forma! Un besazo!!

  3. Pingback: Customizando un capazo con flores (#RetoMes) | Y, además, mamá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s