Viajando con un bebé: cómo cambian las vacaciones

Cuando mi bebé tenía pocos meses, apenas me atrevía a salir de casa. Pero pasado un tiempo, es necesario hacer una escapada y es muy beneficioso para todos. Superado el miedo inicial a salir con media casa a cuestas (ropa, pañales, calientabiberones, potitos, juguetes, silleta, cremas…) hay que plantear las vacaciones, que ya no tienen nada que ver con las que hacíamos de solteros. ¿Qué buscan los padres que se van de vacaciones?

♦ Viajar con un bebé supone adaptarse a sus ritmos. Cambian los planes (olvídate de las noches de fiesta o las excursiones fuertes), pero eso no significa renunciar a ellos. Básicamente se trata de hacerlo todo con más tiempo, buscando más descansos y siendo más flexibles y atentos al ritmo del bebé o el niño. Habrá que amoldarse a sus periodos de siestas y tomas, sobre todo a la hora de viajar en el coche o en el avión (como hicimos aquí), siempre es mejor hacerlo coincidir con su periodo de sueño. Con tranquilidad quedará tiempo para tomar un baño en la playa o la piscina, visitar un museo o pasar un rato en una terraza.

♦ Una de las cosas que más cambian es el tipo de alojamiento de las vacaciones. En nuestros últimos viajes optamos por recorrer Croacia y Portugal con el coche, durmiendo en casas de alquiler. Esto, con un bebé, se nos ha acabado, al menos por el momento.

Buscamos un hotel o apartamento cómodo, con una habitación espaciosa para meter la cuna, a poder ser con bañera, con restaurante con trona (y mejor con buffet para acertar con la comida), aire acondicionado, que tenga ascensor para meter la silleta y nevera para guardar las meriendas. La lista de exigencias se amplía y también el precio por noche (aunque afortunadamente los menores de dos años no pagan en ningún lugar). En el último hotel que hemos mirado, nos cobran la cuna a 12 euros por noche.

♦ Otra cosa que miramos más que nunca es que el lugar de alojamiento tenga espacios verdes, jardines o parque infantil. Que cuente con un espacio para corretear alrededor y a poder ser vallado y sin carreteras muy transitadas cerca.

♦ Para nosotros, que por ser de interior siempre optamos en vacaciones por ir a la playa, es imprescindible que el alojamiento tenga piscina. Nos resulta más cómodo que la playa para darnos un chapuzón rápido, y al fin y al cabo, es mil veces más fácil para refrescar a un bebé. Cuando era más pequeño, viajamos con la bañera portátil Flexibath de Stokke, que plegada apenas ocupa espacio y cabe en un plato de ducha.

piscina regadera bebé niño

¿Y las comidas?

Por supuesto, a la hora de hacer la maleta no tiene nada que ver viajar con un bebé de seis meses que con uno de 12 o de 18 meses, sobre todo en cuestión de comida: no es lo mismo dar el pecho que ir cargado de biberones, leche en polvo y cereales, potitos, yogures o un calientabiberones…

Cuando mi hijo tenía seis meses llevé en la maleta potitos, cereales y un brick de leche de fórmula. Compaginé el pecho con los cereales y cambié las frutas de la merienda por potitos de fruta y yogures (tan sólo era unos días) pero pedí al cocinero del hotel que nos preparara para las cenas un puré de verduras. De esta manera, me aseguré que seguía comiendo sano. El problema es que descubrimos después que cada puré nos lo cobraron a seis euros, como si fuera medio menú.

A punto de que el enano cumpliera doce meses volvimos a salir de vacaciones, esta vez con menos peso en la maleta: tan sólo la leche en brick y cereales, para los desayunos, unas cuantas galletas de comodín para la habitación y potitos por si acaso. Que comiera para entonces en trozos nos facilitó muchísimo las cosas, sobre todo para darle fruta, verdura, cremas y arroz. Al final, comió de todo menos de los potitos que llevábamos.

En nuestro caso, cuanto mayor es, más ropa de recambio necesita, además de calzado, porque se mancha muchísimo aprendiendo a comer solo. También necesita más juguetes: un cuento, unos cubos para entretenerle en la playa o piscina, que se pueden comprar en el chiringuito más cercano, y unos coches para entreterlo durante las comidas y en el viaje. Tampoco es lo mismo hacer un viaje de 6 horas en coche con un bebé de pocos meses que con uno de año y medio, que necesita que se le entretenga más con canciones, juegos, y a veces con dibujos (como Los tres cerditos).

Y vosotros, ¿Cómo viajáis con un bebé? ¿Qué cosas buscáis en el alojamiento?

Anuncios

43 pensamientos en “Viajando con un bebé: cómo cambian las vacaciones

  1. Como dices la primera vez da respeto, pero sientan genial. Me acuerdo la primera vez que me parecía sacar toda la casa para meterla al coche. Nosotros por ejemplo de momento pasamos de hoteles, en un apartamento tienen más espacio para jugar y más libertad para comidas y cenas. A ver que hacemos al final este verano, que no tenemos nada planificado!

    • Seguro que encontráis algo, nosotros cogimos las vacaciones con menos de un mes, casi en el último momento. Nosotros hemos ido a apartamentos, pero ahora me apetece más un hotel para olvidarnos de la comida. ¡Qué ganas de vacaciones! 🙂

  2. Nosotros fuimos a la playa cuando tenía sólo dos meses, pero con el pecho fue relativamente fácil. Ahora con un añito, iremos bien cargados jajaja. Estoy por llevar una batidora pequeña, porque los trozos aún no los acepta bien, pero no quiero darle potitos cada día…

  3. Yo hago más o menos lo que dices tu. Con la mayor ya no hay problemas, le ponemos vídeos durante el viaje, cantamos, hablamos, y come de todo. Con el pequeño… como dices, adaptarse a sus ritmos. Bendito BLW, con el que puedo darle de comer casi cualquier cosa.
    No es fácil viajar con niños pero con cambiar el chip ya se puede disfrutar de otra manera 🙂

    • Y además, qué remedio, o cambias el chip o te quedas en casa. Sí, cuando comen ya de todo es mil veces más fácil. Este año, con 18 meses, iremos bastnte menos cargados, ¡por fin! Aunque tenga que llevarle detergente para lavar toda su ropa 😉

  4. Tienes razón. Depende mucho de la edad de bebé.. Yo cada vez he ido simplificando más su maleta… Jejeje
    Me agobia llevar la casa a cuestas!
    Ahora estamos preparando el siguiente viaje. Así Q te tendré en cuenta
    Besos

  5. Nosotros este año viajaremos por primera vez con Cachorro para entonces ya tendrá cascabel añito. Mientras tomo nota de vuestros consejo sino me veo con 4 maletas solo para el jeje. Un abrazo

    • ¡Qué gusto las primeras vacaciones! Sacúdete el miedo porque vais a estar muy bien, eso sí, seguro que vas cargada hasta los topes 😉 A ver si te pasa como a nosotros, yo noté que en nuestras vacaciones, cuando tebía 12 meses, espabiló muchísimo y empezó a hacer cosas que hast entonces no hacía, como comer más sólidos y hasta le salieron los dientes. ¡Ya me contarás!

  6. Eso mismo vengo de comentar en el blog de Gen, no es lo mismo ahora que antes que nos metíamos en que cogíamos una mochila y un vuelo barato y allá que nos plantábamos.

    Ahora vamos a la playita porque creemos que es como más disfruta él, no creo que a UBMF le gustara estar de museos, catedrales y levantarse a las 5 am para ir de excursión…

    En cuanto a la comida y sueño, intento variar lo menos posible sus hábitos, es decir estamos como en casa…para las comidas, el año pasado me llevé la babycook y allí compré verduras frescas, carne y frutas para preparselas al día. solemos ir a apartahoteles con frigorífico y microondas…Creo que nos apañamos bastante bien, a demás al ir en nuestro coche nome da pereza llevar todo lo que creo que pudiera ser necesario, con UBMF prefiero pecar de precavida.

    Besossssssss

    • Sí, con coche es más fácil. También depende del número de días que estés fuera, a nosotros para tres días no nos compensaba llevar la babycook. Pero en cuanto come de todo la cosa cambia. Hay mucha más libertad 🙂 A ver qué tal nos apañamos este verano. Besos

  7. Yo soy un desastre en estos temas! Veo a otras mamás con tantas cosas para sus bebés, precavidas en cada momento.
    La verdad es que lo único que he llevado para el bichito en los viajes son pañales, muuuchas mudas, la mochila portabebé y juguetes, ha sido un gustazo.
    Carro no llevamos (en los viajes nos apañamos con la mochila), comida no he llevado nunca (cuando sólo tomaba sólo pecho pues nada y luego nada también porque comía lo mismo que nosotros, y en última instancia pecho) y cuna pues tampoco porque duerme con nosotros… Así que el tema se nos ha simplificado un montón.
    Lo que si trato es de tener un ritmo de viaje más bajo y procuro dejar ratos para que ella pueda moverse libremente y correr por ahí. Después de todo, ella también tiene derecho a disfrutar, también son sus vacaciones.

    • Eso es, son sus vacaciones también y todo tiene que ser consensuado 😉 Sí que simplificáis, la verdad. Yo la silleta si que llevo porque sólo porteando nos morimos de agotamiento. Este año espero que se duerma un rato en la silleta para tomarnos unas copas en la silleta. ¡Qué ganas!

  8. Pues la verdad es que casi todo igual que vosotros. Procuramos ir a aparthoteles o apartamentos, más que nada para poder prepararle su comida, aunque este año como ya come de todo podremos ir a hoteles normales. Supongo que esta vez en vez de sacaleches, cereales y cacharros de cocina nos llevaremos juguetes y tablet con peppa pig, pocoyó, dibo… 🙂

    • Muchísimas gracias, María. ¿Cómo estás? Sí, el puré a precio de oro y no era nada del otro mundo, demasiado líquido y encima con las sobras que tendrían… En fin, pagamos la novatada por no haber preguntado antes. ¡Un beso!

  9. Nosotros en los viajes que hemos hecho hemos ido reduciendo maleta al ver que cargábamos con cosas que no terminamos usando. Eso sí, ahora preferimos ir de apartamento que de hotel, y ya no vamos a la aventura mochilera como antes, pero compensa cambiar el estilo de viaje para compartirlo con ellos. Nosotros también fuimos a Croacia en plan recorrer el país en coche, y fíjate que me apetece volver mucho con el Miniser!!

    • Algún día volveremos, yo también quiero repetir ese destino 🙂 Sí, los primeros viajes se cargan de muchísimas cosas que después no hacen tanta falta. Es cuestión de irse organizando, ¿verdad? Y debtro de unos años se podrá volver al plan mochilero. Pero en la playa con el nene y más tranquilos ¡tampoco se está nada mal!

  10. Nosotros al tener la familia fuera, estamos muy acostumbrados a viajar con Iris, la primera vez que lo hicimos tenía solo 20 días y fue para pasar la nochebuena con la familia. A mi me ayuda muchísimo el tener una lista con las cosas que necesito agrupadas por categorías, ej: ropa, higiene, comida, juegos…, esta lista la voy modificando según cambian sus necesidades y voy descartando cosas innecesarias, ufff es que por poco que lleves siempre vamos super cargados, bss!

    • Qué organizados, eres una experta en el tema viajes. Es que sin lista es imposible. Yo también soy la reina de las listas 😉 Y más con un bebé. Al final me olvido de mis cosas y no de las suyas, pero parece que de eso se trata ser madre, ¿no? Así no me queda más remedio que comprarme algo por ahí, jeje 😉

  11. Nosotros hemos hecho alguna escapadilla a visitar a la familia (Valencia y Sevilla), pero la verdad es que las vacaciones nos dan algo de miedo. Es más, llevamos tiempo planteándonos qué hacer este mes de agosto. La peque se descentra mucho al viajar y se pone todavía más nerviosa de lo que es. Quizás este primer año, si al final hacemos algo, nos busquemos algún bungalow (por decidir si playa o montaña) para desconectar del mundo durante algunos días. Lo necesitamos… 🙂 ¡Un abrazo!

    • Quizá a Mara le vengan bien también las vacaciones. Es un tiempo en que sólo vais a estar para ella, 24 horas del día y seguro que lo disfruta. Yo noté que después de una semana juntos, el peque no quería estar con nadie más. Disfrutó como un enano y espabiló muchísimo. Nunca sabes cómo se van a comportar. Ya me contarás 😉

    • No os lo penséis, de verdad, como dicen por aquí es más el miedo que tenemos los padres y la pereza a lo desconocido porque ellos se acaban adaptando muy bien. De hecho bueno, yo creo que depende de cada niño, pero Paula está encantada cuando ve cosas nuevas, se pone a señalar todo como loca y a tratar de hablar emocionada. Más si está con la seguridad de mami al lado, claro!! Que lo paséis genial!!

      • ¡Gracias! Sí, yo también he notado que se lo pasan muy bien, se hacen enseguida a un sitio nuevo a sus rutinas y que se espabilan muchísimo. ¡Qué ganas de irnos!

  12. Pues imagínate viajar con dos, la locura total 🙂

    Nosotros les hemos llevado de vacaciones desde pequeños … aunque parezca mentira, es cuando resulta más fácil viajar con ellos: puedes pasar con la silla de paseo hasta el avión, embarcas de los primeros, todo son atenciones, hay hoteles con habitaciones específicas (calientabiberones, microondas, ¡esterilizador incluso!) Yo todavía recuerdo ir a Canarias embarazada de 7 meses, con la peque que no tenía aún 2 añitos, y fue todo fenomenal.

    Y, si viajas en coche, pues más fácil aún, paras según su ritmo, puedes llevar comida, sus juguetes, la cuna de viaje, el Ipad para ver Cantajuegos, maleta con ropa para 1 mes …

    No dejéis de hacer cosas por miedo a que quizás sean muy pequeños, a veces somos nosotros los que tenemos miedo a nuestro propia incomodidad, pero para ellos son experiencias imborrables.

    Ya nos contarás a la vuelta de verano …

    • Con dos no quiero ni imaginármelo, jaja. ¡Tenéis muchísima experiencia! El problema de viajar con coche es que vamos en un modelo tipo deportivo de tres puertas, imagínate. No nos cabe nada en el maletero, así que no nos queda otra que hacer listas de cosas, comprar cosas en el destino y jugar al tetris antes de salir de viaje 😉 ¡gracias por contar tu experiencia!

  13. Cuando tenga un hijo me gustaría seguir viajando. Si que es cierto que todo requiere mayor organización. Hay un programa en el canal Viajar, que se llama ” Viajar con niños” y aunque los niños con los que viajan tienen 1 y 5 años, es bastante curioso ver la cantidad de veces que paran y el ritmo que llevan.
    Un beso!

    • No conozco ese programa, pero lo ficharé 😉 hay que seguir viajando, claro que sí. Es enriquecedor y necesario, también para los niños. ¡Qué ganas de vacaciones! Gracias por tu comentario 😀

  14. Pues a la pregunta no puedo contestar, pero sí que me viene bien tu entrada para el futuro. La verdad es que pienso lo que comentas, que hay que adaptarse, pero no quiero renunciar a seguir viajando en el futuro.
    Besos

  15. jooo, te he escrito un pedazo comentario y se me ha borrado 😦
    Te decía que nosotros debemos estar un poco locos, porque seguimos viajando casi igual que antes de ser aitas!
    Con casi 4 meses nos fuimos un puente de diciembre a Praga, con 7 meses de congreso a París, la patita cumplió un añito en Ibiza, y este verano nos vamos 1 mes a Japón!
    El ritmo del turisteo ha bajado, y nos marcamos objetivos más asequibles porque nos vamos adaptando a lo que nos deja hacer, pero seguimos viajando todo lo que podemos.
    Por ejemplo en Japón nos hemos marcado como objetivo ver un par de cosas al día, y el resto del tiempo pasarlo buscando parques, callejeando, o echando la siesta a la sombra de un cerezo!
    Y viajamos con lo justo, la patita tiene teta cuando quiere y lo demás lo come de nuestra comida. Pañales venden en todos sitios, y para jugar llevamos alguna cosa pero solemos echarle imaginación sobre la marcha, porque al final el objeto mas chorra se convierte en el mejor juguete!
    A la vuelta os lo cuento 😉

  16. ¡6 euros por hacerte el puré del niño! ¡Virgen de la teta al hombro! ¡Dónde vamos a llegar! Esta sí sería la gran ventaja del BLW, porque en un fin de semana le di yo el único potito que ha conocido la bichilla y se me estriñó a lo grande durante 4 días, así es que potitos nunca más. Cuando nosotros viajemos en verano ya habrá cumplido los 9 meses ¡a ver si ya vamos más sueltos con el pecho y el tema de la alimentación complementaria y sale la cosa rodada!

    • Jajaj, sí, un atraco a mano armada, tremendo. Y encima malo malo… Lo de comer en trozos tiene esa ventaja, sí. Porque además los potitos industriales no son muy buenos. A ver qué tal este verano, ¡me cuentas! 🙂

  17. Nosotros tenemos que viajar mucho para ver a la familia, así que hemos viajado un montón y de todas las maneras y creo que al final lo único imprescindible es planificación realista, paciencia, tranquilidad y flexibilidad. Todo lo demás, a una mala, se puede comprar sobre la marcha 😉
    En cuanto a los alojamientos, los mejores siempre son las casas de amigos y familiares y, si no se puede, apartamentos de airbnb.com
    Ahora bien, confieso que secretamente sueño con una semana en un hotel todo incluido en una isla… Mar, arena, paz… Shhhh…
    Besazos!

    • Esos apartamentos no los conozco, gracias por la información. Sí, hay que organizarse pero tampoco hacer de ello un mundo, al final siempre hay un supermercado a la vuelta de la esquina (o una farmacia) Muchísimas gracias por pasarte por aquí y dejar un comentario, ¡un placer!

  18. Sí que cambian! yo también lo aprendí a la fuerza. Este verano pasado fuimos a la playa, con mi falsa ilusión de descansar… falso falso! jaja. Tomamos en cuenta todo lo que dices: viajamos en camioneta para poder trasladar su coche y su catre de dormir, nos alojamos en un duplex para tener toda la intimidad familiar y la posibilidad de cocinar nuestras propias comidas y tener todas las comodidades y la intimidad familiar necesaria, fuimos al super y compramos todo lo que ella necesitaba para alimentarse: su yogur, sus cereales, etc. Pero cada día era una travesía para trasladarnos a la playa en esos 200 escasos metros que nos separaban. Ella en upa, el coche, una carpa que tuvimos que comprar para mantenerla segura del sol, su merienda, el mate para nosotros, juguetes para entretenerla, etc, etc, etc. A veces deseaba que llueva para no tener que salir.

    • Jajaja… No, ¡que no llueva en vacaciones! Es que todo cuesta más, sobre todo si vas cargado y con la casa a cuestas, jaja. Pero no nos vamos a quedar en casa, ¿no? Poco a poco le cogeremos el tranquillo, este verano seguro que mejora 😉 ¡gracias por dejar un comentario! 🙂

    • jaja, me ha gustado lo de “pero si sólo era una, era tan fáci y sólo comía y dormía”. Yo que creo que me complico la vida… y pienso en las familias con dos niños o tres y me parecen supermanes, jajaj. ¡Gracias por pasarte por aquí! 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s