Adaptándonos al periodo de adaptación

Ya ha llegado el primer día de guardería, o mejor dicho de escuela infantil, como nos repiten las educadoras (porque no llevamos a nuestro hijo a un sitio donde lo guardan, sino a un centro con proyecto educativo). Hoy mi hijo entrará por primera vez en una casa donde no está sólo, donde va a tener que esperar su turno para coger el juguete que quiere y donde no van a hacerle todas las gracias a la hora de comer. Por suerte, nuestro periodo de adaptación para el primer y último año de guardería es largo. Demasiado largo en opinión de las madres cuyos hijos ya empezaron el curso pasado, pero, desde mi punto de vista, el tiempo exacto para nosotros. Quince días para hacernos a una nueva situación y empezar el curso con buen pie.

No niego que hemos tenido que hacer encaje de bolillos y cuadrar nuestros calendarios laborales para poder hacer frente a la adaptación, pero creo que es para un buen fin. Veremos si el año que viene opino lo mismo. De momento, los tres primeros días el peque va sólo media hora y con uno de los padres (servidora), después se queda solo la media hora y el tiempo se va alargando hasta la hora, después hora y media y, por fin, veremos si se queda al comedor y en jornada completa. Todo muy gradual y adaptado a cómo se encuentre cada niño, según nos han dicho. Y, por lo que he leído, cuanto más largo es este periodo, mejor se adapta el niño y menos llora cuando se van sus padres: se acostumbra al entorno y al resto de niños, entiende que no es abandonado y va comprendiendo las rutinas de su nueva escuela.

niño pintando, pizarra

Tengo suerte de que los primeros días pueda estar con él en esa primera toma de contacto. Estando conmigo, tengo la impresión de que va a pensar que vamos a la bebeteca, como el año pasado.  No quiero perder detalle de cómo se comporta, a qué niños se acerca y cómo mira a las chicas que serán sus cuidadoras. Para los siguientes días, nos han dado unos consejos para que la adaptación sea más llevadera:

Preparar al niño durante el verano para su entrada en la escuela, contándole que pronto irá allí para estar con más niños. Yo llevo varios días con el cuento todas las noches y se lo he descrito tan maravilloso que el pobre va a creer que va al mundo de la piruleta.

– Llevarle a que conozca la escuela para que el lugar no le resulte extraño. Pese a que lo tenemos cerca de casa, no le he llevado a ver su nueva escuela tanto como me gustaría. Espero que tenga buena memoria y el sitio al menos le suene.

No llevarle en brazos para que la despedida no sea desgarradora. Este consejo tiene su lógica aunque así leído asuste. Es más fácil que la separación del niño se haga desde la silleta que desde los brazos. Creo que me costará no darle un abrazo para despedirme.

No mentirle. Nunca mentir y despedirse sin avisar, eso es terrorífico para ellos. Nos han recomendado que digamos que nos vamos a hacer un recado y que volvemos enseguida. Y si es con el pan bajo el brazo, para que vean que es cierto, mejor que mejor.

Dejar sus cosas listas. Hemos entregado ya todo lo que nos han pedido para que cuando mi hijo vaya a su clase vea su foto y la de sus padres. Si lo necesita, ya tiene su chupete y su biberón, al igual que el cojín y la mantita. Todo sea para que su entorno sea más familiar y reconozca sus cosas.

Que los niños sean los protagonistas de las primeras horas en que van a estar en la escuela y acompañados por sus padres. Esto quiere decir que los padres no hablemos entre nosotros durante ese rato, aunque nos conozcamos, para que estemos atentos a ellos y se adapten mejor al resto de niños, a las cuidadoras y al entorno.

Afronto nuestro primer septiembre con nerviosismo y ilusión. La separación no va a ser angustiosa, son pocas horas y, estando mi hijo cerca de los dos años, es una buena edad para que empiece en la guardería, que coincide además con la recomendación de los pediatras de no llevarles antes de esa edad.

Además, no puedo negarlo, de niña era una de esas empollonas que estaban deseando que llegara el primer día de clase y disfrutaba como nadie estrenando el material escolar. A mí, la llegada de este mes nunca me ha venido mal, y ya que estoy de confidencias, diré que hasta me hacen cosquillas en la tripa los anuncios de la vuelta al cole o de la temporada de otoño de El Corte Inglés. Algo de eso perdura y, aunque este verano el inicio de la guardería me ha pillado con el pie cambiado, mi hijo va hoy a clase con todo listo.

Además, sé que hoy entramos en una etapa intensa. Seguramente viviremos las primeras palabras de mi hijo, las primeras peleas con otros niños, sus primeras rabietas… Me sorprenderá con canciones, palabras en euskera y nuevas amistades. Descubriré si es capaz de dormirse solo y veremos si, como intuyo, terminará robando la comida del plato a todos sus compañeros. Una etapa interesante, ¿verdad?

¿Cómo son los periodos de adaptación de vuestras guarderías? ¿Algún consejo más para una buena adaptación?

Anuncios

53 pensamientos en “Adaptándonos al periodo de adaptación

  1. Pues mucha suerte!! Yo creo que imprescindible llevar algún peluche con el que suela dormir o un juguete que aprecie mucho, no sé si con la manta será bastante. Mi hija va desde los seis meses pero ahora después de las vacas al volver también la pobre se asustaba un poco y le ayudó mucho los primeros días. Se agarraba a su peluchito y estaba segura. Ahora ya semanas después no lo lleva pegado a ella pero sí se lo ponen en su cunita para las siestas y así se queda muy tranquilita. Seguro que va todo genial y avanza mucho, ¡un besazo!

    • Gracias, Montse. Es cierto lo del muñeco, también nos lo comentaron. Aunque mi hijo no tiene predilección por ningún peluche ni mantita, así que hemos ido sin nada, sólo con el chupete. De momento hoy no se ha separado de mi pierna y me señalaba todo el rato la puerta, así que veremos cómo avanza.

  2. ¡¡¡Ay chica… Pues yo, poco puedo aportar, la verdad!!! La situación con nuestra peque ha sido muy diferente.

    Esto que dices de los pediatras, está muy bien… sobre el papel. Es como cuando la OMS recomienda la lactancia materna mínima de seis meses y la conciliación laboral… y luego vas tú con ese cuento al empresario de turno que te tiene contratado, y ya verás las risas que se echa a tu costa.

    Con esto te digo que nosotros, por desgracia, tuvimos que llevarla ya a la escuela infantil a los cinco meses y medio (y eso que ganamos, que cuántos hay que se ven en el compromiso de dejarles a las 16 semanas, cuando se acaba la baja maternal), así que las circunstancias son muy diferentes. Tan pequeños, el cambio es mucho menos traumático, porque todavía no se dan cuenta ni por dónde les viene el viento.

    Simplemente, en nuestro caso, la adaptación fue muy bien; la niña se adaptó a la gente y el lugar muy muy rápido, y todo el mundo estaba (y ha estado, estos primeros meses) encantados con ella, y ella con el sitio. Sé que se lo pasa muy bien, la tratan bien, la cuidan bien y se ha espabilado mucho, así que poco más puedo pedir, dadas las circunstancias.

    Tus preocupaciones son lógicas (las de todo el mundo), pero sinceramente creo y espero que os vendrá bien a todos.

    Ya irás contándonos qué tal, guapa… 😉

    • Sí, claro, lo de que no vayan a la escuela infantil hasta los dos años es la utopía, efectivamente. En un mundo ideal en el que las bajas maternales duraran ese tiempo es muy factible. Seguramente dentro de un mes me ría de todo esto y esté muy contenta con su adaptación y con lo bien que se encuentra en su clase, pero de momento me ha entrado un poco de congoja… Pero vamos, que sé que hay que pasar por ello y punto. Y si no era este año, iba a serlo el que viene en el cole, así que… ¡Gracias por el comentario y los ánimos! 🙂

  3. Nosotros también estamos en pleno proceso de adaptación aunque el bichito no va a la guardería sino a una mamá de día (en realidad es un jardín rodante, pero es largo de explicar, da para un post completo).
    Tengo que decir que me encanta como lo han planteado en vuestra escuela infantil y que no suele ser lo habitual. Me sorprende a mi también las quejas de algunos padres a este respecto (yo también me he encontrado con comentarios de este tipo). Por supuesto que es un rollo tener que gastar días de vacaciones y no poder disfrutarlos, pero los niños no tienen la culpa de la escasa conciliación que existe y yo también prefiero que el periodo de adaptación sea suficiente.

    Muchas suerte y muchos besos!
    PD Cuéntanos cómo lo va llevando…

    • ¡Buggy querida! ¿Qué tal con las mamás de día? Me parece una opción muy buena. Sí que hay quejas porque a los padres les parece mucho quince días, pero es que es complicado arreglarse en el trabajo para poder atender el periodo de adaptación. Y supongo que habrá niños que no lo necesiten… pero yo creo que a nosotros nos van a venir muy bien estos días. ¡Y menos mal! Que las madres también nos tenemos que adaptar 😉 ¡Besos!

  4. Alfonso tamb empezó la guarde (en su caso tamb escuela infantil) el último año y la adaptacion fue eterna. Yo creo q hay un término medio entre estar dos-tres semanas adaptándose y no hacerlo. Porque ennuestra época no había adaptación y somos normales, jaja…asi q con una semana yo creo q seria suficiente, Alfonso lloró dos dias y liego genial y, sin embargo, con el cole lo pasó peor, asi q nunca se sabe.
    En principio, Rafa iba a empezar la guarde la semana q viene pero, haciendo números, nos sale casi igual q tener a alguien en casa media jornada xq nos ahorrariamos tamb el comedor del cole de alfonso asi q… aún no sabemos lo q haremos.
    Ya nos contarás qtal el peque, lo lógico es q, si otros lloran, él tamb pero si os dejan estar alli, de eso igual librais,je

    • Ya, eso die todo el mundo, que antes no había adaptación. Pero bueno, tampoco había sillas de seguridad para el coche, ¿no? A mí me parece muy bien que hayan puesto quince días, aunque nos trastoque la vida. Pero mira, así me quedo más tranquila. Serán temores de primeriza. Muchas madres me han dicho que con el primero se anda así, pasándolo mal y con pies de plomo y con los siguientes se le deja en la guardería hasta con ganas… ¡jajaja!
      A ver qué decidís al final con Rafa. Realmente hay que valorar muchas cosas, y si os sale mejor así… seguro que lo que decidáis es lo mejor 🙂

  5. Los consejos que te han dado en la escuela creo que son muy acertados. Hay que pensar que nosotros, los adultos, sabemos dónde vamos a dejar a nuestros hijos pero ellos se encuentran sin sus padres con personas que no conocen y les da miedo. Es normal que lloren, aunque también hay niños que entran en el aula y al ver a otros niños y tantos juguetes se olvidan de sus padres y disfrutan desde el primer momento. Espero que os vaya bien. Besos

    • Muchas gracias, espero que sí. Mi hijo es muy independiente y pasa bastante de otros niños, así que tengo la esperanza de que le guste su escuela infantil por los juguetes, jajaj, a ver si hay suerte. ¡Veremos cómo va!

  6. Mucho animo Idoia!!!! Se lo que es una adaptación, he vivido muchas, pero desde la otra cara, la de educadora. Gracias por decir escuela infantil, es algo que para los que trabajamos en el sector, luchamos por que se llame así, hay mucho, mucho trabajo detrás. Como también que nos llamen educadoras, a lo largo de mi vida he oído taaaaaantas denominaciones… Pero eso ya es harina de otro costal y un poco pedrada mía.

    Geniales los consejos que das! Lo de no mentir o escaparse cuando no te ve, me parece fundamental. Y lo de llevarlo de la mano, en el caso de los que andan, también. Para los padres es difícil separarse de su hijo, pero para una educadora es horrible tener que “arrancar” a un niño de los brazos. Y algo súper importante, es la actitud de los padres, al final los niños perciben todas las emociones, y si sus padres están nerviosos, inseguros… Eso se trasmite al niño.

    La adaptación de cada niño es un mundo, son diferentes. Cada uno lleva su ritmo. Pero una buena adaptación es un buen seguro para un buen curso.

    Ya verás como va todo fenomenal!!! Un besote!

    • Tienes toda la razón en lo de escuela infantil, es así. Aunque pesa aún lo de decir guardería o guarde… que conste que yo lo digo con cariño, jeje. Y las chicas son educadoras, toda la razón. Una de ellas ha tenido que mediar en una disputa entre mi hijo y otros dos niños (el clásico robo de juguetes) y lo ha hecho con una maña que ya la quisiera yo. Tengo mucho por aprender.
      Yo también confío en que con una buena adaptación el curso irá rodado, así que en esas estamos. Muchas gracias por dar tu punto de vista como educadora, sé que vosotras también vivís las adaptaciones con intensidad y que os lleváis berrinches de los niños muy inmerecidos. Menos mal que a finales de cuso todo son abrazos y besos, ¿no? Qué profesión tan agradecida. ¡Gracias por tu genial comentario!

  7. demasiado extenso, no? pero en realidad está bien, es muy completo. Es genial que te ofrezcan todo eso.
    El periodo de adaptación de la beba fue el 1º día 1hora, el segundo 2 o 3, no recuerdo, el 3º día la jornada de 4h, y a los días ya incluido el comedor.
    Este comienzo en septiembre la adaptación está siendo gracias a los abuelos, que los primeros días la recogen antes para evitar empezar de golpe todas las horas.
    Está en un sitio genial tu peque

  8. Hola! Qué casualidad! Yo también hablo en mi post de hoy del inicio de la guardería. Pero me he centrado en cómo lo pasamos las mamás porque me parecía que para nosotras también es “especial” ese primer día.
    En mi guarde el proceso de adaptación del primer año se adapta mucho al niño, como comentabais algunos.
    Eso para mí ha sido muy positivo porque sabía que la escuela mira las necesidades de mi hijo por encima de todo y se adapta a él.
    Gracias por el post, los consejos siempre vienen bien!
    Un saludo y nos vemos el sábado en tu charla en Pamplona!
    Ana

    • Gracias a ti. Acabo de leer tu post y la verdad es que se mezclan tantos sentimientos… por un lado ilusión y nerviosismo, pero por otro miedo por no saber cómo se va a adaptar, por creer que lo va a pasar mal… supongo que lo pasaré mal los próximos días, aunque confíe en las educadoras y en la escuela infantil y en que estar allí va a ser beneficioso para él. Muchas gracias por tu comentario, ¡nos vemos el sábado!

    • De eso me parece que no hay duda. Creo que te voy a arrebatar el papel de dramapapá (yo dramamamá, por supuesto) para los próximos días. Pero si hoy ha sido suavísimo y ya se me asomaba la lagrimita… ay, ay, ay

  9. Pues qué suerte tienes, a nosotros no nos dejan entrar con los niños. El período de adaptación en lo demás es básicametne igual: al principio 15 minutos y luego ir aumentando el tiempo, pero yo creo que si nos dejarar entrar con ellos los primeros días todo sería mucho más fácil…
    Ya nos contarás que tal lo lle va él… y que tal tú 🙂

    • Es la primera adaptación que hacemos, pero que nos dejen entrar a los padres me parece la mejor idea del mundo. También para que nos quedemos más tranquilos y nos hagamos una idea de cómo se va a desenvolver el niño en este nuevo entorno… Mucho ánimo con la vuestra, son unos días malos pero esperemos que tengan un final feliz. ¡Besos!

  10. El Miniser este año aún se quedará conmigo en casa, pero el próximo septiembre empezará al aula de dos años del cole en el que hará la primaria. No sé bien como plantearán allí el período de adaptación, pero de verdad que me gustaría que fuese como el vuestro, gradual, respetado y natural.

  11. Aqui las adaptaciones son más cortas, pero similares. Es solamente una semana, y solo el primer dia puedes estar con él/ella. Si piden su chupete, su manta o la foto familiar, pero no les dejan llevar juguetes de casa (a los que tienen más de dos años) porque genera mucha pelea entre los niños. En ambos casos a mis hijas les ha costado tela adaptarse (unas tres semanitas) y eso que una entro con un año y la otra con 19 meses. Pero siempre les hemos preguntado por lo que han hecho durante el dia, me quedo unos minutos en la clase cuando la voy a buscar, y así les han cogido mucho cariño. La mayor está en el colegio pero aun se acuerda de sus profes de guarderia y me acompaña a buscar a su hermana para verlas.
    Y yo tambien era de las que se impacientan escuchando de corticoles y me encantaba estrenar materiales!

    • jaja, es que estrenar el material escolar mola mucho 🙂
      Supongo que las adaptaciones dependen de cada centro o de la gestora que esté detrás. Muy buenos consejos los que das para que vayan cogiendo cariño al centro y a las educadoras… los pondréen práctica. Espero que mi hijo tenga una relación tan buena con las chicas como tus hijas con las suyas. ¡Gracias por el comentario! 🙂

  12. Ya nos irás contando que tal os adaptáis.
    En mi guarde el periodo de adaptación consiste en ir aumentando el tiempo que le dejas allí poco a poco, pero no podemos entrar con ellos, y también tiene su lógica, yo a Leo le lleve en marzo, a los 15 días entro otro niño al mes y medio otra… Sería un poco raro tener siempre por allí a una madre.

    Ya verás que se lo pasara genial!

  13. UBMF no va a la guardería pero yo estoy mala nada más que de oir hablar del tema estos días. para colmo vivo enfrentico del cole y se avecinan mañanas de llantos…ayyyyy y solo me queda un año para preparar a mi tesoro y prepararme yo para separarnos…

  14. Aún no nos toca, queremos a partir de los 2 años que los cumple en enero, sólo de imaginarlo se me arruga el corazón jejeje
    Eso si, me gusta mucho ese método de adaptación como dices ya nos darás más detalle

    Suerte y un beso

  15. No pensaba que seria tan largo el periodo de adaptacion, pero la verdad que ambos os teneis que adaptar… Nosotras de momento nos saltamos la guarde! Aqui hay un servicio de “respiro familiar” (no me gusta el nombre) que son dos horas al dia de guarderia pero a 1euro la hora de 10-12. Habia pensado probar a llevarla para poder trabajar un ratito mas al dia pero no se… Besos!

    • Me encanta ese servicio, es una iniciativa muy buena. Como una bebeteca pero sin padres y para poco tiempo, como un recado o una clase de gimnasio. Me interesó mucho cuando salió. Si te apuntas me cuentas qué te parece, ¿eh?

  16. Ánimo! Nosotras estamos también en plena adaptación, lo que en mi caso es diferente, la pequeña Morlita solo tiene 7 meses y no he podido hacer adaptación por el curro, pero la suerte es que los tres días que llevamos ha ido super bien, come bien, duerme bien y está contenta! Eso si! A mi no se me quita en todo el día el pellizco en el pecho, creo que soy yo la que sufre de ansiedad por la separación!! Jejeje y mira que llevaba dos meses ya trabajando y cuidándola mi madre!

    • Ay, pero es que no es lo mismo que esté con la abuela que en la guarde… Mi peque estuvo el año pasado con mi madre y muy bien, pero este año queríamos que fuera a la escuela infantil para organizarnos mejor. Ese pellizco en el pecho se me va a poner a mí muy pronto… Ay, ¡qué sufridas somos!

  17. ánimo espero que os adaptéis muy muy bien. Cachorro no irá, de momento no mientras pueda estar conmigo. Así que hasta los 3 añitos que empiece al cole… no sé, a mi eso de tantos días de adaptación no me convence, de verdad es mejor para ellos? aquí también es así… espero que nos cuentes avances muuy positivos. Un besazo

    • Bueno, acabamos de empezar y no te puedo decir si es exagerado o no, pero en esto prefiero pasarme de largo que quedarme corta. Me quedo más trabquila así. En el colegio también tienen su periodo de adaptación, supongo que más breve, pero vendrá bien. Pronto lo descubriremos.

  18. Yo poco puedo contarte porque sagutxu no ha ido nunca a la guardería. Tiene 12 meses y está conmigo, pero pronto espero poder empezar a trabajar de nuevo y no me quedará otra que llevarlo a una guardería 😦 Es normal que tengas ese “miedo”, a mí seguro que me pasará igual… Espero que todo vaya genial y se adapte de maravilla. Un besazo!!!!

    • Muchas gracias, Gen. Yo también espero que se adapte bien y pronto. La separación es complicada, la verdad es que el año pasado ni me lo pensé y dejé al peque con mi madre. Ha estado cuidado de maravilla y yo muy muy tranquila. No podía ni imaginarme dejarlo en la escuela infantil de tan pequeñito. Pero bueno, pude hacerlo porque teníamos esa posibilidad, y si no hay más remedio… pues se deja allí con cuatro meses. Pero tan pequeño… se me parte el alma.

  19. Muy buena tu actitud para el comienzo en la Escuela Infantil. Si compartes con él este periodo de adaptación, y con el cariño que se la has vendido, irá sobre ruedas.
    Mi peque va desde los 8 meses y aunque este año la adaptación le ha costado un poquito más, el segundo día hizo hasta “huelga de hambre en el almuerzo”, con lo que le apasiona comer…
    Por lo demás estoy encantada con mi Escuela Infantil, las cuidadoras son excelentes profesionales y además los niños con niños están genial. Aprovechan un montón el tiempo y hacen muchas más actividades que con la abuela ( con todo el cariño que les tengo y que dan).
    Me encanta Carlos González pero en cuanto a las recomendaciones pediatrícas, como en todo depende, mi hijo ha faltado 2 días en todo el curso, si bien ha estado con lactancia materna hasta los 18 meses y estoy convencida de que ha tenido que ver.
    Un abrazo y mucha suerte.

    • Hola Ainhoa, muchas gracias por tus palabras. Espero que sí vaya sobre ruedas. Vaya, eso de la huelga de hambre en el almuerzo no suena muy bien… pobre. Qué curioso que aunque ya haya estado antes en la escuela infanil otra vez le cueste volver a clase… En eso llevas toda la razón, va a aprender muchas cosas, hacer más actividades, y relacionarse con más niños, porque de momento pasa mucho de ellos…
      Y sí, lo de los dos años es una utopía, toda la razón. ¡Espero que el mío tenga la misma salud de hierro que el tuyo! jeje

  20. Qué bien que hayas podido apañarte para que el periodo de adaptación sea lo más llevadero posible. Yo este año aún me quedo con Leo pero ya me agobio pensando en que algún día tendrá que ir al cole… no sé si estaré preparada! :*

  21. Pingback: Lo que la adaptación nos ha enseñado | Y, además, mamá

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s