¿Doulas en el parto?

Hoy me meto de lleno en un fregao que levanta suspicacias, el de las doulas. Porque es una figura interesante y que interesa, y que muchas madres demandan, cada vez más. La doula no es personal sanitario, simplemente acompaña y da seguridad. No toma decisiones médicas ni interfiere, es una persona que informa de las diferentes opciones y apoya a la mujer.

¿Por qué existen las doulas? Según ellas, porque las mujeres hemos perdido nuestra confianza en nosotras mismas. “El trabajo de una doula es devolver ese poder a las mujeres que nos hemos dejado quitar por el miedo y la vulnerabilidad que sentimos ante el parto y la crianza de un hijo”. Pero hay mucha gente que es reticente a su trabajo y se les critica. Sin ir más lejos, muchas matronas que siguen enfrentadas y denunciándolas por intrusismo (la última noticia sonada fue ésta).

Una doula generalmente acompaña a una mujer de manera física y psíquica durante las últimas semanas de su embarazo, parte del trabajo de parto que se realiza en casa y los cinco primeros días a partir del nacimiento del bebé. En la charla del Mum’s on the rocks que impartió la doula Amaia Ariztegi, defendió su trabajo y reivindicó su importancia en un momento como el parto, en el que en muchos hospitales no pueden acceder si no es sustituyendo a la pareja. Las doulas reclaman poder entrar en la sala de dilatación y en los paritorios, para que la madre no se vea obligada a tener que elegir entre ella y su pareja, y estar presente en este momento, y no sólo durante la última etapa del embarazo y en los primeros días de postparto.

madre-hugues

Madre e hijo, de Talbot Hughes

Según explicaron en esta charla, el hecho de que una doula acompañe a una mujer durante el parto reduce un 50% la tasa de cesáreas y un 25% la duración del trabajo de parto. Desciende en un 60% las peticiones de epidural y un 30% el uso de analgesia, además de el empleo de fórceps en un 40%. Además, su acompañamiento durante el puerperio contribuye a reducir la ansiedad y la depresión post-parto y aumenta la posibilidad de que la lactancia sea exitosa.

Mi opinión personal es que existen porque cubren un vacío que necesita ser llenado. Un vacío que en ocasiones está causado por una práctica sanitaria en la que no se dan las explicaciones o las opciones necesarias, pero que, otras veces, está provocado simplemente porque a las mujeres nos falta esa tribu que nos apoye y nos guíe en la crianza de nuestros bebés.

En mi caso, tuve la suerte de contar con la mejor matrona en mi parto, pero sí que me encontré sola y perdida en la vuelta a casa y acabé buscando el apoyo de una asesora de lactancia de Amagintza (lo conté aquí) Quizá si hubiera estado apoyada por una doula mi experiencia durante el primer mes hubiera sido desde el principio más positiva, y no únicamente en el tema de la lactancia: hubiera estado menos triste y angustiada y había sobrellevado mejor el recuerdo de un parto muy doloroso.

No juzgo si en ocasiones puntuales se han extralimitado en sus tareas, -puede que haya ocurrido tal y como denuncian las matronas-, pero aunque su formación no está reglada, sí se guían por un código deontológico por el cual se comprometen a no entorpecer ni sustituir en ningún caso al personal sanitario, (motivo por el que no aceptan acompañar partos que no cuenten con asistencia sanitaria de personal acreditado, por ejemplo).

¿Confiarías en una doula para que os acompañara en el parto? ¿Has considerado esta opción durante tu embarazo?

Por cierto que por primera vez en Pamplona se va a impartir a partir de octubre una formación (no reglada) para ser doula, que consiste en una serie de nueve seminarios (un fin de semana al mes) que pueden cursarse de manera separada como un aprendizaje más para la mujer. “Un viaje a la maternidad desde la feminidad, donde se profundiza en la sexualidad, se toma conciencia del parto (del nuestro también), del duelo, del postparto, se profundiza en la lactancia…”, explican. El curso está impartido por matronas, comadronas, médicos y doulas y si te interesa puedes encontrar más información aquí.

Anuncios

40 pensamientos en “¿Doulas en el parto?

  1. Gran tema, este… de las doulas. Supongo que sí, que están para, en los casos necesarios, llenar “un hueco” que la madre / pareja, necesiten cubrir por X motivos. Pero lo de siempre… sin interferir en la labor del personal sanitario correspondiente, claro.

    Desde luego, utilices sus servicios o no, lo que considero interesante es, al menos, conocer la existencia de estas figuras, por si surge la necesidad en un momento dado. Todo beneficio o ayuda para llevar a buen término un embarazo/parto/puerperio, creo que es muy de agradecer. Al final, cada embarazo, cada mujer/pareja y cada circunstancia, mandan.

    De todas maneras, supongo que en la mayor parte de los embarazos, con una buena asesoría y seguimiento de una buena matrona, debería ser suficiente, creo.

  2. Es cierto que muchas mujeres han perdido confianza o se sienten sobrepasadas o lo que sea, eso da igual, cubren un vacío que me parece importantísimo y desde luego, si ayudan desde el primer día, mejor que mejor.

  3. La verdad que yo antes de dar a luz ni sabía que existieran. Pienso que lo ideal sería que las matronas tomaran un poco ese papel, y si lo hicieran bien quizás las parturientas no andarían buscando apoyo desesperadas. Yo di a luz en una clínica privada, así que el seguimiento del embarazo me lo hizo el ginecólogo y sólo vi a la matrona en el parto. Después, apenas unas pocas veces me visitaron otras matronas a la habitación antes del alta y me ayudaron por encima para poner al bebé en el pecho, pero menos de dos minutos y fuera. Llegué a casa y me encontré con que no tenía ni idea y hasta que subió la leche al fin fue frustrante todo. En fin, si una matrona me hubiera guiado un poquito no hubiera estado de más… Muy interesante tu post, un besazo!!

  4. Me ha gustado leerte.

    Yo soy Doula y Asesora de Lactancia y no quiero entrar en competencia con las matronas o enfermeras. Respeto mucho su trabajo. No obstante hoy en día existe un vacío en muchas ocasiones en la atención a las embarazadas. Por suerte cada vez más matronas -a mí me gusta llamarlas comadronas- hacen muy bien su trabajo y acompañan a la mujer durante el embarazo y el parto. Es verdad que el posparto se queda un poco escaso cuando es una etapa donde la mujer necesita todo el apoyo. También es verdad lo que contaba yo en mi entrada: “muchas quieren hacerlo bien, pero no las dejan. Muchas se sienten presionadas a hacer cosas que no harían, a no esperar por prisas externas, a usar instrumental cuando no lo ven necesario… La violencia obstétrica es tal que muchas se sienten casi forzadas a ponerse a un nivel en el que no quieren estar y se hacen cómplices de ese maltrato y humillación a la mujer. Y en un sistema jerárquico donde el ginecólogo decide lo que está bien y lo que no, si hay prisa o no … las más afectadas son las mujeres y sus bebés.”
    http://otanana.com/blog/sabemos_parir_si_nos_dejan

    Por cierto las doulas acompañamos más allá de los 5 días. Depende mucho de las necesidades de cada madre.
    Ojalá las comadronas recuperaran todas sus competencias y nosotras no hiciéramos falta.
    Gracias por escribir sobre nosotras 🙂

    • Gracias a ti, Ruth, por contar tu experiencia y opinión. Es muy interesante lo que cuentas de las matronas o comadronas y me ha encantado leer tu post, es una reflexión con mucha miga. Como dices, ojalá no hicierais falta, pero mientras tanto…
      Muchas gracias de nuevo.

  5. La verdad es que con Maramoto no nos planteamos el tema en ningún momento, pero sí que es cierto que tras el parto y viendo que no fue como esperábamos, sí que nos hemos planteado la opción de contratar los servicios de una doula o de hacer un parto más natural en casa si se da un segundo embarazo. Pero todo se andará llegado el momento 😉

  6. Ea cierto que la sanidad esta deshumanizada a veces. A mi me vino genial una amiga doula que a la vez es enfermera y esta trabajando en el hospital de matrona, por lo que sabe de todo. La lactancia no hubiera sido.posible sin ella, pero no me atreveria a parir fuera de un hospital…

  7. A mi me hubiera venido de perlas. Necesitaba apoyo, alguien con empatía y que me guiara con el parto, en vez de que me dieran órdenes y tomaran decisiones por mi. Ojalá hubiera tenido una doula a mi lado. Mi experiencia con el hospital no fue nada buena.
    Un abrazo!

    • Vaya, cuánto lo siento. A mí también me habría venido muy bien, pero en ese momento de angustia no sabía ni qué necesitaba. Una pena que tu experiencia haya sido así y que te hayas topado con la cara amarga del personal sanitario. Seguro que si vuelves a pasar por la misma experiencia reaccionas de otra manera y demandas un parto más consciente y respetado. Un beso enorme

  8. Soy un poco escéptica con este tema quizá porque tuve mucha suerte un embarazo y un parto muy buenos. Y sobre todo unos cursos de preparto y de postparto muy completos en los que tanto mi pareja como yo nos sentimos muy informados y arropados en todo por la matrona. Además la lactancia genial desde el paritorio y aún sigo muy bien casi nueve meses después. Pero no sé imagino que habrá casos en los que sean necesarias las doulas. Saludos.

  9. Yo no tuve una doula acompañando a mi parto, pero si después cuando mi “princeso” tenia 2 meses y no había forma de que conectásemos y todo esta yendo de mal a peor. Ella nos ayudo, principalmente a mi que estaba pasando por una depresión postparto, a conectarnos y yo pase a entender las señales que me transmitía mi bebe y que antes era incapaz de verlos. Ella salvo lo poco de LM que he podido dar y TRANSFORMO como arte de magia, mi relación con mi bb. Le agradezco inmensamente su labor!

    • Qué bonita tu experiencia con la doula, me alegro mucho de que te ayudara a conectar de nuevo, porque no es nada fácil. Suerte que recibiste el apoyo que necesitabas en ese momento, me alegro muchísimo de que encontraras esa ayuda. Un beso enorme

  10. La realidad es que hay doulas asistiendo partos y doulas ofreciendo preparación al parto. Eso es lo que se denuncia, porque es un delito, no que una mujer esté acompañada en su casa durante el puerperio por una doula. Estas doulas que se extralimitan se escudan en que hay mujeres que desconfían del personal sanitario y se sienten más apoyadas por la doula para parir, sin asistencia sanitaria. ¿En serio se puede desconfiar de todo un colectivo? evidentemente es más barato un parto en casa asistido por una doula que por una matrona, mucha gente se queja de que es caro contratar una matrona privada en el puerperio o acudir a un psicólogo en el caso de una depresión postparto. Ojo con las competencias de las doulas, ni están para dar consejos sanitarios ni para tratar depresiones, pueden acompañar en ese proceso, pero jamás sustituir al profesional sanitario (cosa que sí pretenden algunas, perjudicando sobre todo al resto de doulas que no van de ese palo). Una buena doula reconoce esto y trabaja codo con codo con el equipo sanitario. Una doula que infunde miedos hacia el medio hospitalario o pretende relegar a la pareja y familia a un 2º plano no es nada recomendable y tanto las matronas como las buenas doulas debemos luchar frente a ese tipo de apoyo.

    • Mcuhas gracias por dar tu punto de vista 🙂 Estoy muy de acuerdo contigo en lo que mencionas, malas prácticas hay en todos lados y por eso he hecho tanto hincapié en que no pueden sustituir a un sanitario. Y respecto al postparto, hay veces en que quizá no haga falta ir al psicólogo o a una matrona, pero sí únicamente hablar con alguien, llorar un poco y desahogarse, y no siempre es tan fácil encontrar a alguien que escuche y dé buenos consejos. Por eso digo que en estos casos, si las doulas ayudan, bienvenidas sean.

  11. Conocía la figura de doula, pero no me hizo falta ya que tuve al mejor compañero que pude imaginar, mi chico.
    Yo estaba predestinada o a una cesaria, o a un parto con epidural que acabaría en forceps (según mi matrona, y alguna que otra revista de estas que te haces fan nada mas quedarte embarazada), y todo debido a mis dioptrias (si, lo se, yo tampoco le veo lógica, pero así me lo pintaron…) y mis deseos de dar a luz en casa se diluyeron…. Pero mi chico me ayudó mucho, me animaba y me decía que si yo quería un parto natural, podía. Leía hasta mas que yo! Y me sorprendía cada día con búsquedas que hacía para desmontar esa teoría. Descubrió la página de ‘el parto es nuestro’ (que yo ni conocía) y leimos muchisimo, nos informamos un montón, me apoyó, y hasta me animó a ir a una reunión de EPEN para exponer mis miedos. Me reconfortó mucho que él confiase en que yo podía parir (yo ya lo sabía, incluso mi idea, como he dicho, antes de estar embarazada, era parto en casa), pero si alrededor te meten ideas de que no puedes, casi al final lo aceptas. Al final un parto muy natural y vaya que si empujé, jiji, y mis ojos siguen igual (sigo igual de miope, vaya, je je). Estoy segura que sin su apoyo no hubiera sido posible. Pero si ese apoyo no lo tienes cerca, completamente a favor de las doulas, que se que hacen un trabajo maravilloso.
    Sin embargo sí me habría venido bien en el postparto, igual no una doula (o sí) si no alguien que me entendiese mi depresión post parto por no haber sido parto en casa. Mi entorno no entendía que con un parto tan bueno me entrase depresión post parto. Mi chico sí que estuvo a la altura para ayudarme, pero para mí ahí ya no fue suficiente. Necesitaba contarle a alguien mas mi depresión y que me entendiera, no solamente él.
    Es muy importante el acompañamiento en el embarazo, parto y post parto, sea la figura que sea. Cuanta más personas nos apoyen y acompañen y estén disponibles para ello, mejor.

    • Myriam, mil gracias por tu comentario y por contar tu experiencia 🙂
      Entiendo lo que dices de tu depresión postparto, las embarazadas tenemos tan presente nuestro parto y le damos tanta importancia (como para no tenerla) que cuando no cumple las expectativas y no sale como pensaba, lo pasamos mal. A mí me pasó algo parecido (aunque el caso fue totalmente diferente) y también estuve muy triste tras el parto por eso. Es un tema del que también quiero hablar la semana que viene en el blog 😉
      Qué suerte que tu chico fuera un apoyo tan tan fuerte e importante, eso te lo quedas para ti para siempre. La pareja es tan importante en el parto… al menos para mi también lo fue. Si no, me habría vuelto loca. De todas formas, y mirando por el lado positivo lo que cuentas, quizá con toda la información que ya tienes y la experiencia que has vivido puedas enfocar de una manera diferente tu próximo parto (si lo hay), y si no puedes hacerlo en casa, lucha para conseguir que se acerque lo más posible a lo que tanto deseas. ¡Ojalá! 🙂

      • De nada Idoia!
        Sí, je je. El problema es que cuando llegué al hospital, ya estaba completamente dilatada, así que por un lado..bien, por otro piensas: ves, podía en casa… Por otro, de las cosas que puse en mi plan de parto, no se cumplieron dos, que eran justamente lo poco que ya podían hacerme con el panorama que encontraron: ponerme via (yo no quería, pero ala, por si acaso), y episiotomia (con mi consentimiento, que la bebota no pasaba…) No se, siempre te queda la cosica esa, y de ahí la super depresion de después (quizá alguna sesión con un profesional del tema no me hubiera venido mal, pero ya estoy bien). La figura de doula es importante para reforzar a la mujer que puede, en todo se puede. Ahora bien, hay que estar super informada. Yo justo una noche lei sobre la ‘maniobra de halmilton’ y al día siguiente tenía registro porque me había pasado de la fecha de parto, y toda campante le solté a la ginecóloga que no quería quitarme el pantalón…’si mujer, que si eso le doy un meneillo y ya’. No me habría atrevido decirle nunca que no me quitaba el pantalón a un gine, pero gracias que leí sobre esa maniobra la noche anterior y que me confirmó que me la iba a hacer, y que leí que una se puede negar, pude decirle no. Eso, y que mi chico le dijo ‘que no, que no quiere que le mires’ cuando vio que casi me convence la gine que era mejor ‘darle un meneillo a la bebota’.
        Por eso creo hay que informarse un montón e ir super contenta! (Para no generar adrenalina). Y apoyada. Yo tuve un super apoyo cercano, que suerte, sí! 🙂
        Ojalá todas podríamos tener apoyos incondicionales en todo momento. Mi matrona que me tocó en partos fue un amor! Pero en planta….pues porque llegó mi madre y me puso a la nena al pecho (me la habían puesto en partos y ya luego en planta ahi te dejan abandonada…), si no…Siempre diré: ¿por qué no hay matronas en planta?. Lógico existan las doulas cuando ni siquiera les dejan a las matronas estar en planta en el post parto mas inmediato. Al menos en la sociedad actual, se complementan las dos figuras muy bien. Ojalá les dejasen a las matronas más competencias en los hospitales. Mientras, todo tiene cabida, siempre y cuando respeten las doulas las competencias del profesional sanitario. 🙂

  12. Yo creo que si ha surgido esta figura es porque algunas matronas no pueden o no hacen (habrá de todo) todas las funciones. Yo no llevaría a una doula en mi parto por la sencilla razón de que, si ya la opinión de una matrona cuenta menos que la del gine, la de la doula, llegado el caso de que algo no vaya bien, menos podrá hacer u opinar sin estudios médicos…Hablo en mi caso, porque yo he ido sin ningún miedo a los partos, voy super tranquila. Entiendo que para otras mujeres, pueda ser interesante si van con miedos y dudas.
    Además, el hecho de que suelan ver como algo negativo el tema de la epidural, no me convence. Si la epidural ayuda a contrarrestar el dolor (y yo que he parido con ella y sin ella corroboro que hay una diferencia abismal en cto al dolor), creo que es algo positivo, salvo en casos particulares.
    Yo, con la experiencia q tengo de dos partos, no me lo plateo para el tercero. Di a luz en un hospital público y me sentí bien tratada en general. Lo que sí es cierto es que sí me plantearía lo de la asesora en lactancia cdo estás en casa, porque las enfermeras, q son las que te ven después del parto, no pueden dar respuesta a este asunto..

    • Qué bueno que piedes comparar un parto con epidural a otro sin ella. También depende de los casos, en el mío vamos que si pedí la epidural: fue provocado con oxitocina y aquello era mortal.
      La doula no ve como negativo la epidural, explica a la madre las opciones y la apoya en la que decida, sea o no la epidural. La última palabra es la de la madre. A mí también me parece buena idea para el postparto. Sé que antes venía una enfermera del centro de salud a casa después del parto, para ayudar un poco, pero aquello lo eliminaron. Creo que es una pena, la verdad.

  13. A mi me parece que este trabajo debería hacerlo una matrona. El problema es que muchas no lo hacen o tienen una actitud muy dejada. La matrona que tuve en mi parto fue genial, un encanto de mujer, super comprensiva y si hubiera dependido todo de ella y no de las gines, no hubiera tenido queja alguna. Pero la matrona que llevó mi embarazo y mi puerperio, la de mi centro de salud, fue una pesadilla completa.
    Yo hoy por hoy pienso que de cara a una segunda vez, en el parto no, pero sí que buscaría un mejor asesoramiento preparto y desde luego, trataría de contar con una asesora de lactancia que estuviera más implicada conmigo (doula, matrona, amiga o lo que sea), para facilitar un poco todo el proceso que se me hizo muy, muy difícil.

    • Qué pena que tuvieras esa mala experiencia con la matrona del centro de salud, porque con lo importante que es sentirse escuchada y acompañada en las miles de dudas del embarazo… Yo también eché en falta alguien para el postparto, si lo hubiera tenido desde el principio las cosas habrían ido más rápido mucho antes.
      Paula, mil gracias por contar tu experiencia 🙂

  14. Yo sin duda confiaría en una buena doula. Es más, quise hacerlo, pero el hospital no me permitió llevar una, a no ser que fuera en lugar del padre. Y debo decir que lo lamento mucho, mucho, mucho. No me caben más “muchos”. La comadrona me maltrató de mala manera y esto seguro que no habría ocurrido con una doula. Pero esto es otra historia…
    Un besito.

  15. En mi caso, cuando di a luz ni siquiera sabía que existian. Creo que como bien dices, existen porque muchos profesionales sanitarios dan explicaciones de porque hacen algo. Mi parto fue una cesarea de urgencias porque estaba sangrando mucho, pero la matrona me pinchó la bolsa sin decirme nada, (además coincidió que cómo habíamos olvidado los analisis ElPapádeIris no estaba, porque había tenido que ir a por ellos) y a día de hoy no se ni para qué, en ese momento me hubiese gustado tener una doula, que se diese cuenta de la situación y que la matrona se viese obligada a dar una explicación, porque yo estaba tan paralizada por el sangrado que creo que desconecté

    • Muchas veces nos dejamos hacer sin saber, paralizadas por el miedo, la angustia… Yo sé que ahora, después de todo lo que he leído en este tiempo, afrontaría el parto de una manera diferente.
      Qué rabia que te pincharan la bolsa así sin más, porque sí. Vamos a mirarlo por el lado bueno, para la próxima seremos más conscientes de lo que pasa. Gracias por contar tu experiencia, ¡besos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s