Tweekaboo, un álbum digital diferente para el bebé

Este verano se puso en contacto conmigo Tweekaboo, una empresa que ha montado una especie de red social privada donde cada familia pueda compartir y comentar fotos de sus bebés. Me pidieron que probara su nueva herramienta para hacer un álbum digital con las fotos de mi pequeño. El tema de la fotografía me entusiasma, y más aún el de editar álbumes digitales (como conté aquí), así que no tuve que pensármelo mucho para aceptarlo.

Adelanto ya que éste es un álbum digital diferente, y que no está basado en las fotos, sino en los momentos que quieres recordar de tu bebé o de tu hijo. Tweekaboo sirve también como diario privado del bebé, donde los padres podemos guardar momentos como la irrupción de su primer diente, ese momento en el que se puso un gorrito gracioso y no nos dio tiempo a ir a por la cámara reflex o su primer día de guardería.

He aprovechado la oportunidad para hacer un álbum sobre nuestras vacaciones, pero desde el punto de vista de mi hijo. Una especie de cuento en el que vamos destacando nuestros mejores momentos desde junio hasta septiembre y en el que tienen cabida la playa, la piscina, las fiestas de los pueblos y los ratos en casa. Después de hacer un álbum de fotos para la guardería, éste álbum nos lo guardamos para leerlo por las noches en casa. El resultado ha sido éste:

portada

álbum digital del bebé, Tweekaboo

interiores

La verdad es que el álbum me ha sorprendido porque gana mucho impreso. Es más sencillo que cualquier otro digital, pero el formato y la impresión están muy cuidadas. Es un álbum coqueto y elegante, un poco más ancho que un cuaderno y muy manejable.

Tweekaboo funciona registrándote en su web o descargándote su app. La aplicación para el móvil (de momento sólo para iPhone, pero están desarrollando la versión Android) es muy sencilla y me ha gustado más, porque permite editar la foto sin tener que irte a otro programa, pero sobre todo porque la mayor parte de las fotos y de los momentos importantes los tenemos en el smartphone. Lo mejor de la app es que cada vez que haces una foto le insertas la fecha, una descripción y puedes compartirla con quien quieras de tu familia para que le añada un comentario. Así queda al añadir dos fotos de nuestro verano, por ejemplo:

El álbum es tan sencillo como unir esos momentos, elegir cuáles van en un tamaño más grande y cuáles son más pequeños, borrar si se quiere algún comentario o editarlos, y elegir la portada.

Además, para la gente muy activa en Facebook permite importar las fotos desde esta red social, con los comentarios que pusieron en su día. En mi caso, que apenas cuelgo fotos de mi hijo, no me ha sido de mucha utilidad, pero para quien sube absolutamente todo, ya tiene el trabajo hecho. También se pueden subir las fotos que tenemos guardadas en el ordenador, por supuesto.

Por ponerle pegas, me gustaría que se pudiera editar los tamaños de las fotos del álbum y la posición de las descripciones de cada imagen, sin que estuviera tan estandarizado. Aunque bien es cierto que así perdería en sencillez de manejo.

Por cierto que si te interesa probar y hacerte un álbum Tweekaboo hay un 10% de descuento para los lectores del blog. Para que sea efectivo, a la hora de pagar el álbum hay que introducir el código yademasmama

Anuncios

Nuestro álbum de fotos para la guardería

Una de las cosas que más me ha costado preparar para el inicio de la escuela infantil de mi nene ha sido el álbum de fotos que nos han pedido. Cuando las educadoras nos explicaron que el álbum es para que los niños tengan presentes a sus padres en sus momentos más tristes, tuve muy claro que haríamos uno tan alegre y bonito que le despierte una sonrisa y quiera releerlo una y otra vez a sus compañeros. Y aunque me encantan los álbumes digitales, para esta ocasión he preferido hacer uno a mano, con cartulinas de colores, fotos pegadas y mensajes a mano. Un trabajo de scrapbooking para iniciados hecho con mucho mimo y cariño.

El álbum tiene el tamaño de medio folio para que sea más manejable en sus manitas y es muy colorido, con cartulinas de diferentes tonos. No tuvimos duda en que el color de la portada iba a ser el rojo, un color que le llama muchísimo la atención y que prefiere por encima de otros hasta en la comida (de ahí que las fresas y los tomates sean su perdición) Es muy sencillo pero resultón, las páginas están adornadas con whasi tape (¡por fin les he encontrado un uso realmente útil!) y gomets que teníamos muertos de risa por casa y con algún que otro dibujo de su madre.

álbum de fotos, álbum de guardería

album guarderia

Las fotos son de dos tamaños, la de 10×15 y el tamaño más pequeño (justo la mitad) para combinarlas mejor en las páginas. Algunas de ellas, además, van silueteadas para que resalten más. Las fotos van pegadas en los bordes con cinta de colores o pegatinas, y los whasi tape por todos lados, tanto enmarcando las fotos como en los bordes de las páginas (me encanta el efecto).

Además de las fotos familiares, con padres, abuelos, bisabuela, tíos y primos, -ha sido más difícil juntar a todos que a la familia real, de hecho no lo hemos conseguido y hemos recurrido al corta pega,- hemos reservado unas páginas a sus aficiones, con fotos graciosas que ilustran las cosas que más le gusta: jugar con la silleta, comer, nadar en la piscina, los animales… Creo que éstas imágenes le van a encantar y despertarán más de un ¡’uh!, ¡uh!’ con los que últimamente nos comunicamos.

álbum guarderia, scrapbooking, álbum de fotos para un niño

album guarderia, whasi tape, scrapbooking, álbum de fotos para un niño

Por supuesto, y para que dure todo el curso, hemos tenido que plastificarlo enterito y con las puntas redondeadas. Las páginas están unidas por el lado más estrecho con una espiral transparente. Sin duda me habría salido más económico un libro de fotos digital que el revelado de las fotos a dos tamaños y el plastificado, pero tenía ganas de hacerlo así.

¿Cómo son vuestros álbumes? ¿Preferís algo hecho a mano o un álbum digital sencillo?

Ideas para hacer un álbum del bebé digital

Hacer un álbum de fotos digital no puede ser más sencillo, pero hacer uno original y en el que se cuide hasta el mínimo detalle, es algo más laborioso. Uno de los recuerdos más bonitos que tengo de mi hijo es su álbum digital, un libro Hoffman con una selección de sus mejores imágenes desde el embarazo hasta su primer cumpleaños. Me llevó varios meses hacerlo, empecé en verano y lo terminé en enero, tras muchas horas de edición y retoque fotográfico, pero con estos pequeños consejos el resultado de tu álbum digital puede ser espectacular, aunque no seas un profesional de la fotografía.

Antes de empezar, un inciso: aunque me refiero al álbum Hoffman, los consejos valen para todo tipo de álbumes, sean de Pixmigo, Photobox o de cualquier otra marca. No soy una experta, pero sí una aficionada a la fotografía y he metido muchas horas con este tipo de álbumes.

♦ Para empezar a preparar el álbum, hay que comenzar la casa desde los cimientos: con las fotos. Es básico tenerlas ordenadas en diferentes carpetas con fechas, porque si no, el lío puede ser tremendo, sobre todo si quieres que tenga muchas páginas. Yo voy guardando las fotos de mi hijo en carpetas por meses, y dentro de cada carpeta, conservo separada una selección de las mejores fotos, una vez retocadas. Así es más cómodo trabajar con ellas y te orientas mejor para saber cuáles has usado en cada página.

tapas album bebe

♦ Una idea para el álbum es que siga un orden cronológico, empezando por el embarazo y siguiendo mes a mes. Una pequeña leyenda o un recuadro para poner la edad de bebé ayudará a recordarlo mejor en el futuro.

♦ Es más fácil hacer un buen álbum digital si las fotos ya se han tomado desde el principio con esta idea, es decir, hacerlas pensando en cómo van a quedar. En este punto me refiero sobre todo a las composiciones. Si haces fotos en las que el centro de atención esté a un lado, pueden quedar muy bien en páginas dobles, colocando miniaturas en el lado que queda más vacío, como en estaa imagen.

caritas

♦ Innova con las plantillas. Hoffman tiene preparadas varias, pero una vez usadas, pueden no ajustarse a tu idea o a las fotos que tienes. Si haces muchas fotos verticales, por ejemplo, puede que la composición de la página no te encaje. Cambia las plantillas en función de las fotos que tengas, que los marcos no te constriñan. Muchas veces, lo mejor es eliminar la plantilla y poner una buena imagen ampliada que ocupe una doble página. Dan aire y destacan una foto bonita.

doblepag

♦ No repitas la misma plantilla todo el rato. El álbum no puede aburrir y todas las fotos no deben tener el mismo tamaño. Hay fotos que, por lo que representan, por su calidad o porque simplemente nos gustan, deben ir más grandes. Unas páginas pueden llevar muchas fotos del mismo momento (diferentes caras del bebé, una secuencia sobre los primeros pasos de un niño o cómo chapotea en la bañera, por ejemplo), pero otras pueden llevar sólo una foto o varias de momentos que no tienen nada que ver.

♦ Utiliza diferentes fondos y fotos de detalles. Una foto de sus juguetes favoritos, de su primer chupete o su osito puede quedar muy bien como detalle dentro de una página. No todo tienen que ser caras, puedes sacar sus manos, sus pies… Juega con las partes enfocadas y las partes desenfocadas (esta opción ya se puede hacer con las cámaras de los móviles)

detalles

♦ Varía con el tema: no puede haber sólo fotos de vacaciones o de momentos divertidos, las rutinas de casa también tienen que estar retratadas, momentos como el baño, la comida o una siesta en un lugar desprevenido no se pueden quedar fuera.

♦ Juega con los marcos de las fotos (su grosor, color, que se pueden editar uno por uno o en bloque) y las máscaras. Prueba con los efectos y varía en cada doble página.

♦ Reserva más de una sorpresa. Puede ser una foto que sorprenda al final o un collage que hayas montado por otro lado con fotos y mensajes y que funcione como una página completa. El programa con el que se hace un álbum Hoffman no da tantas posibilidades como tienen otros, así que si tienes una idea, prepárala en otro programa (sea photoshop o picmonkey) y después la insertas como si fuera una foto más.

paginas2

♦ El último consejo es el más práctico de todos: espera a que salga un buen precio para imprimir el álbum. Al final, es inevitable ir sumando hojas y el precio se dispara, sobre todo en la opción de impresión fotográfica (también hay impresión digital, más barata y que queda muy bien). Sin embargo, de vez en cuando Hoffman lanza diferentes ofertas (avisa por mail). Yo aproveché un descuento del 40% en álbumes que sacaron después de Navidades y pasé de pagar más de 80 euros a 40. Date cuenta que antes de Navidad y después del verano es cuando más álbumes se imprimen.

Si te interesa el tema, te dejo dos enlaces con consejos para hacer fotos a bebés e ideas creativas para fotografiar a un niño de menos de un año.

Ideas creativas para recordar el primer año del bebé

¿Quién no se ha quejado de que apenas tiene recuerdos de cuando era un bebé? Dicen que el primer año de vida es el más importante, el que forja el carácter y la base de vivencias que marcarán los años venideros, pero muy pocos adultos conservan recuerdos de esa época.

Está claro que todo esto ha cambiado. Están de moda los reportajes fotográficos, incluso desde el embarazo, y todo tipo de maneras para recordar cómo éramos de enanos, cuando estábamos siempre con la sonrisa en la cara y nuestra mayor preocupación era que nos cogieran aupas (como se dice en el norte) cuando queríamos. Hoy en día está todo inventado y comercializado, pero lo hecho por uno mismo tiene el doble de valor, así que toca sacar la vena creativa.

La caja de recuerdos es un detalle muy bonito y que apenas cuesta tiempo. Nosotros tenemos guardadas fotos de ecografías, el primer pañal de nuestro hijo, la pulsera del hospital, su primer chupete, los primeros patucos, el pañuelico y las alpargatas sanfermineras y la pinza del cordón umbilical, todo en una cajita que nos regalaron y que ya forma parte de la decoración de su habitación. También conservamos el primer gorrito que le pusieron las enfermeras en la incubadora. Todo lo que se piense cabe en la caja: un mechón de pelo, fotografías, el primer billete de avión, el primer dibujo o las tarjetas que envían amigos y familiares para dar la enhorabuena.

caja de recuerdos

Una de las ideas más bonitas, y también más costosas, es hacer un diario desde el embarazo, contando las experiencias y los pensamientos de los padres durante los nueve meses. Yo tendría que recopilar mails y cartas que envié a algunas amigas hablándoles de las ecografías o de cómo sentía las pataditas. ¡Espero hacerlo algún día! O al menos, usarlos como recortes para el álbum que estoy preparando a mano con fotos del primer año y las anécdotas que hemos vivido en este tiempo.

Otra idea, y ésta es para las madres blogueras, es reunir los mejores post para editar un libro, usando herramientas como Bubok. Yo es algo que quiero hacer en unos años, al igual que reunir todos los vídeos que grabé cuando era recién nacido con el móvil para hacer una especie de película casera o montaje de fotos (pincha aquí para hacer una película casera con fotos del bebé).

Hace unos días descubrí en la grabadora del iphone una pista con lloros de mi bebé con apenas unas semanas, ¡me hizo muchísima ilusión! Así que mi consejo no puede ser otro que no borrar. Incluso a la abuela de la criatura se le escapó una lagrimita al escucharlo.

huella con pintura de dedos

Otra idea es hacer una impresión de las huellas del bebé, sea de la mano o del pie, en escayola. Ahora se ha puesto de moda y venden kits de todas las marcas. Algunos son más sencillos y otros más complicados, y los hay hasta para hacer impresiones en 3D (moldeartebaby).

Nosotros hicimos nuestra propia versión más sencilla utilizando pintura de dedos para niños no tóxica y pintando en una cartulina. No nos resultó tan fácil como puede parecer a primera vista, porque el bebé no se deja y tiene el reflejo de cerrar el puñito todo el rato, pero conseguimos tener sus huellas con tan solo un mes de vida. Después, volvimos a repetirlo a los seis meses pintando en la siguiente página del álbum, y el resultado es muy llamativo. Una de estas tardes de invierno intentaré hacerlo de nuevo pero para poner su huella en un cuadro, como en la propuesta de pequeocio (chulísima). Espero sacar un rato para hacer el elefante, porque tiene muy buena pinta.

Seguro que me dejo algo, así que, por favor, ¡espero comentarios!